Mel Gibson, un actor de grandes convicciones que ha cambiado de vida

  • “Hace ocho años decidí dejar de actuar porque me sentía sin ideas", reconoce.

Ultraconservador, católico practicante, machista, contrario a los anticonceptivos, homófobo, desorganizado y poco tolerante. Así es el actor con los ojos más azules de Hollywood desde Paul Newman. A sus 54 años, Mel Gibson puede decir que ha triunfado en la meca del cine con películas como Arma Letal, Apocalypto o Braveheart, por la que tiene un Oscar como  mejor director. Con La Pasión de Cristo, en cambio, que dirigió y también produjo, los resultados tampoco fueron malos ya que recaudó más de 300 millones de dólares.

Pero, últimamente, el actor, más que por sus ‘hazañas’ cinematográficas, es noticia por su vida personal. Tras casi treinta años de  matrimonio y siete hijos en común, la pasada primavera se separó de su esposa, Robyn Moore, por otra mujer mucho más joven (tiene treinta años menos que él), la cantante rusa Oksana Grigorieva. Con ella, precisamente, reapareció el lunes en Madrid en la presentación de su última película.

Feliz padre de una niña que nació en noviembre fruto de esta última relación con su novia, vuelve a degustar estos días las mieles de ejercer de padre con un bebé recién nacido.

Vestido de manera informal y disculpándose antes de comenzar la rueda de prensa (“Soy mal viajero y me afecta el cambio horario, así que siento si lo que digo tiene poco sentido”, dijo), Gibson habló el lunes del trabajo que supone su regreso como actor: “Hace ocho años decidí dejar de actuar porque me sentía sin ideas. Después de 30 años haciendo lo mismo te sientes trasnochado, pero esta era una historia interesante”. La estrella añadió que para papeles de acción como éste “me mantengo en forma”. Si no que se lo digan a su actual pareja y feliz mamá.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios