Pasarela

Naomi Campbell testifica en La Haya por los "diamantes de sangre"

  • La modelo podría haber recibido dos de esas joyas del ex presidente de Liberia, acusado de "blanquearlas" comprando armas para los rebeldes de Sierra Leona.

Comentarios 1

La modelo Naomi Campbell testifica mañana ante el Tribunal Especial para Sierra Leona (TESL) en La Haya en el juicio contra el ex presidente de Liberia Charles Taylor, quien le habría regalado diamantes procedentes de la financiación ilegal de los rebeldes sierraleoneses, los llamados "diamantes de sangre".

Campbell comparecerá para declarar si recibió o no uno o más diamantes en bruto de manos de representantes del ex presidente liberiano durante una velada organizada por Nelson Mandela en Sudáfrica en septiembre de 1997.

El reconocimiento de la recepción de ese regalo, diamantes en bruto, no traería consigo ninguna imputación para la modelo, y en cambio sí sería una prueba relevante contra Taylor, quien niega haber poseído nunca diamantes de sangre y, mucho menos, haberlos "blanqueado" en Sudáfrica para comprar armas con destino a los rebeldes de Sierra Leona.

Para los abogados de Taylor, el testimonio de Campbell tiene "poco valor probatorio", puede obtenerse por terceros y busca únicamente atraer "atención mediática". Además, defienden que Campbell ha negado en varias entrevistas haber sido obsequiada con las piedras preciosas y que la sospecha de los fiscales se basa en los testimonios de la actriz Mia Farrow y la que entonces era la agente de la modelo, Carole White.

La modelo, conocida como la "diosa de ébano", recibirá trato de testigo protegido y por ello no podrá ser fotografiada ni filmada por los medios a la entrada ni a la salida de la corte, medidas cuyo cumplimiento deberán asegurar tanto la seguridad de la corte como la propia policía holandesa.

El TESL ha concedido a Campbell estas medidas de protección con el fin de salvaguardar su privacidad y seguridad personales, si bien la defensa de Taylor ha dejado claro que le parecen "innecesarias".

No es la única queja que ha levantado el testimonio de Campbell entre los abogados del ex presidente liberiano, quienes también han protestado por no haber recibido ya la declaración por escrito de la modelo, que afirman imprescindible para preparar el careo con todas las garantías previstas por los estatutos del TESL.

La Corte ha tenido que limitar el número de periodistas que deseaban cubrir el testimonio de Campbell, que podría prorrogarse varios días y que tendrá lugar a las afueras de La Haya, en Leidschendam, en las dependencias del tribunal especial para El Líbano.

Campbell no se ha resistido a la citación de testificar ante la corte, si bien obtuvo un retraso desde el día 29 de julio previsto inicialmente hasta mañana, 5 de agosto.

Si la modelo se negara a testificar o no apareciese podría incurrir en un delito de desacato, penado con hasta siete años de prisión o una multa de hasta 2 millones de leones (más de 500.000 euros), la moneda de Sierra Leona.

La modelo ha tenido que interrumpir sus vacaciones en la Costa Azul e Ibiza, siempre acompañada de su futuro marido, el millonario ruso Vladislav Doronin.

Charles Taylor está siendo juzgado desde enero de 2008 en La Haya por once cargos de crímenes de guerra y contra la humanidad por su implicación en el conflicto civil que asoló Sierra Leona entre 1991 y 2002, y que causó unos 50.000 muertos.

La acción de los rebeldes del Frente Revolucionario Unido (RUF) en ese conflicto fue financiada en parte por los llamados "diamantes de sangre", recogidos por jóvenes esclavizados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios