Penn, el donjuán que también se enamora

  • El actor no descuida su carrera, fuerte en ideas e incesantes labores humanitarias, pero también tiene tiempo para el amor. Se suman las evidencias que demuestran que con Scarlett Johansson tiene algo más que amistad.

Lo que es la vida, los paparazzi buscando durante semanas una imagen que confirme la relación de Sean Penn y Scarlett Johansson, y van ellos y hacen oficial su romance en una cena en Los Ángeles. La pareja de hollywodienses llegaron, se sentaron y se marcharon juntos de una velada organizada por el Emir de Catar en la que actuaron con naturalidad y no escondieron su buena sintonía. Un derroche de complicidad, química y cariño, que no pasó inadvertido para el resto de los asistentes y muchos menos para los flashes de los medios gráficos allí presentes.

Los rumores y especulaciones sobre un romance entre ambos cada vez eran más frecuentes en la meca del cine, y ha sido la actitud de los propios actores la que ha alimentado aún más dichos comentarios. Un romántico almuerzo, una cena en Cabo San Lucas (México) o la boda de Reese Whiterspoon, a la que Scarlett decidió acudir con el veterano actor. Por actitudes así, la prensa estadounidense afirma que Penn y Johansson actúan más como novios que como amigos -explicación que dan los representantes de ambos a tan buena relación.

Pero la cosa no se queda ahí, la edición estadounidense de In touch recoge las declaraciones de un amigo de la actriz que afirma que ésta padece una especie de "obsesión" por el actor e incluso dice que a ella no le importaría volver a pasar por el altar con él. A lo que añade: "Scarlett cree que Penn es un genio", y está como "loca" por él. Una actitud que su círculo no ve demasiado bien por el poco tiempo que ha pasado desde que se divorciara de su marido, Ryan Reynolds; a finales del año pasado. Otros, en cambio, afirman que es el intérprete quien bebe los vientos por la rubia, y que la diferencia de edad -un cuarto de siglo- no es impedimento para ninguno de los dos.

Scarlett no es la primera mujer de bandera que pone sus ojos en el actor, el típico madurito interesante. Un tipo de armas tomar y fuerte personalidad, con intensa y penetrante mirada, que despierta curiosidad entre las féminas. Y qué mujeres. La rebeldía del hollywodiense saltó a la palestra por su matrimonio con Madonna, de la que terminó divorciándose. Junto a la reina del pop sacó a la luz su agrio carácter, sobre todo por unos celos que incluso le llegaron a dar problemas con la justicia. Más tarde, volvió a pasar por la vicaría con Robin Wright, vida en común que duró catorce años, cuenta con el fruto de dos hijos y terminó en el verano del 2010.

Sean Penn tiene fama de hombre pasional, rompecorazones y todo un intelectual que hace que las chicas se rindan a sus pies. Algunas de sus ex, como la modelo Jessica White, coinciden en que es un tipo adorable y que su actitud poco tiene que ver con la que muchos han intentado dar de él; la de enfant terrible. Sus consolidadas ideas políticas, férrea lucha por los más necesitados e impecable carrera profesional le hacen irresistible. Virtudes en las que, al parecer, se ha fijado la sensual Scarlett.

Aún no hay nada confirmado -Johansson lo niega y Penn guarda silencio- pero cada vez son más las evidencias que demuestran que entre los oscarizados hay algo más que una buena amistad. ¿Los veremos juntos en la alfombra roja de los Oscar?

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios