Pierre y Beatrice, la boda que Mónaco soñó

  • El enlace del hijo de Carolina y la aristócrata italiana devolverá al principado su toque de 'glamour'

Comentarios 4

El próximo 20 de abril Mónaco volverá a sus años dorados. La boda de cuento del hijo pequeño de Carolina de Mónaco hará que muchos vuelvan a ver en el pequeño país una sombra de lo que fue durante el reinado de la princesa Gracia.

Pierre Casiraghi escogerá los salones del palacio monegasco para dar el sí quiero a la guapa aristócrata italiana, la condesa Beatrice Borromeo, una joven con la que la familia Grimaldi recupera su lado más glamouroso y olvida por un momento los escándalos que han salpicado durante años a algunos de sus miembros.

Se pensaba que la pareja escogería las pequeñas islas Borromeas del lago Maggiore, propiedad de la familia de Beatrice y emplazadas en el norte de Italia, para darse el sí quiero, si bien son muchas las fuentes que apuntan que la boda se celebrará en el palacio para dar así más esplendor a una de las bodas más esperadas de este año y a la que seguramente acudirán muchos miembros de la realeza europea.

Cabe la posibilidad, no obstante, de que Pierre siga los pasos de su hermano mayor y, como hizo Andrea, decida realizar la boda civil en Mónaco (a la que sólo acudirían los familiares de los novios y sus amigos más íntimos) y la ceremonia religiosa y la posterior celebración en las románticas islas italianas, donde se han celebrado las bodas de las tres hermanas de Beatrice. En caso de que así fuera, la pareja podría casarse en Isla Madre, en cuyo palacete se casó Lavinia, la segunda hermana de Beatrice, y luego trasladarse junto a los invitados a la Isla Bella, otra de las islas propiedad de los Borromeo en el Lago Maggiore, un enclave idílico donde celebró su boda su hermana menor, Matilde. Isabella, la hermana mayor, prefirió casarse en la Rocca d'Angera, la fortaleza que domina el lago Maggiore y que también es propiedad de la familia Borromeo. En cualquier caso, aún no se han ofrecido detalles sobre dónde se celebrará la boda, y seguramente no se darán pistas hasta los días previos al enlace, habida cuenta de lo celoso que es el principado monegasco a la hora de ofrecer información de este tipo.

Se da por hecho que el día de su boda Beatrice llevará un diseño de su diseñador de cabecera, Armani, al que suele recurrir en los actos destacados, como el baile de la Rosa o las bodas de la realeza a las que ha acudido como pareja de Pierre. Basta recordar el diseño de chaqueta y pantalón en tono nude con el que se presentó en la boda de Felix y Claire de Luxemburgo, o el impresionante vestido que lució en la boda de su cuñado Andrea, un diseño de raso dorado con pequeños detalles de Swarovski que combinó con un abrigo de cashemire con cinturón joya, ambos de Armani.

Igual que se da por hecho que Beatrice llevará un Armani el día de su boda, también se presupone que entre los pequeños pajes que la acompañarán hasta el altar estará el sobrino de Pierre, Sasha, el hijo de Andrea Casiraghi, que en abril habrá cumplido los dos años. No es tan probable, no obstante, la presencia del hijo de Carlota en el cortejo, ya que Raphael es aún muy pequeño para participar en este tipo de actos.

Otro de los asuntos que se da por hecho es que Beatrice lucirá una de las tiaras de la familia Grimaldi, como lo hizo en su día su cuñada Tatiana Santo Domingo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios