Los Príncipes regresan al colegio

  • Don Felipe y doña Letizia, hicieron una vista al colegio donde estudió la princesa de Asturias con motivo de su 50 aniversario

Los Príncipes de Asturias acudieron este jueves al colegio público La Gesta, en el que doña Letizia cursó hasta octavo de la antigua EGB.

Don Felipe y doña Letizia llegaron a las 9:30 de la mañana al colegio donde les esperaban una gran cantidad de alumnos ruidosos, y sobre todo, ansiosos por saludar a los Príncipes. En la primera parte del recorrido descubrieron una placa conmemorativa porque además se cumple el 50 aniversario del colegio. El aula de primero de infantil fue la segunda parada en la que la Princesa se emocionó mucho al recordar que allí realizó sus clases de ballet, y que entonces estaba llena de espejos y barras. Los alumnos, de apenas tres años de edad –igual que la infanta Leonor– mostraron sus trabajos a los Príncipes y se mostraron muy cariñosos y contentos de la visita a su colegio. La Princesa se interesó por las nuevas instalaciones, pero sobre todo por los niños, con los que conversó y dio consejos de alimentación. Laura comentó a los Príncipes de Asturias que como era el día de su cumpleaños había llevado un bizcocho para celebrarlo. Diego, de la misma edad, dijo que tenía un coche como el de Fernando Alonso.

Doña Letizia avanzaba de aula en aula y no recibía más que elogios por parte de sus antiguas profesoras, ya jubiladas, antiguas compañeras del centro y el cuerpo directivo. Entre todos rememoraron lo “lista y estudiosa” que era, “no una empollona, porque hacía las mismas trastadas que las niñas de su edad”. Estrella Icha, profesora de inglés de doña Letizia cuando cursaba séptimo y octavo, recordó que en toda su carrera como docente, apenas tres promociones destacaron sobre las demás y la de la Princesa, fue una de ellas. Los Príncipes visitaron también el comedor, donde Marta López, que era una de las cocineras cuando estudiaba allí la Princesa, insistió en que “comía muy bien y que también entonces era delgada”.

En el salón de actos el coro del colegio les recibió cantando un Desatar la alegría y a continuación La nana para Ana, dedicada especialmente para las infantas Leonor y Sofía.

Antes de abandonar el centro los Príncipes firmaron en el libro de honor, en el que la Princesa expresó en su dedicatoria que había sido un “un honor y una alegría regresar a su colegio en su 50 aniversario”, y además deseó el mayor de los éxitos a la comunidad escolar que “fue la mía y a la que tengo tanto cariño”.

A continuación los Príncipes de Asturias celebraron una audiencia en la que se congregaron los 77 estudiantes con premio fin de carrera de la Universidad de Oviedo. Los estudiantes estuvieron conversando con la pareja real y declararon que estuvieron “muy cercanos y se interesaron por nuestra situación actual”. Don Felipe insistió en que es muy importante salir a trabajar y estudiar fuera de las fronteras españolas ya que al regreso se impulsa el desarrollo del país con lo aprendido en el extranjero.

Tras las audiencias de la mañana, los Príncipes también tuvieron oportunidad de charlar con nueve miembros, la mayoría niños, de la Asociación de Ayuda a Personas con Parálisis Cerebral de Oviedo. El presidente de la Asociación, Bernardo Pérez , comentó que los niños estaban tan emocionados que apenas habían dormido por la noche. Uno de los cuales se saltó el protocolo para pedir un beso, “Leti, dame un beso” al que la Princesa correspondió antes de sentarse con ellos en una silla para interesarse por sus nombres, edades y lo que hacían.

Don Felipe y doña Letizia se encuentran desde el jueves en Oviedo para presidir este viernes la ceremonia de entrega de los galardones Príncipe de Asturias.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios