Robo en la mansión de los Beckham

  • El matrimonio descubre que se subastan en el portal eBay algunas de sus pertenencias procedentes de la mansión que poseen al norte de Londres

No es la primera vez que los famosos ven peligrar su codiciada intimidad y  algún que otro objeto personal. Los mayordomos, asistentes personales y chóferes hacen uso de su posición para amenazar y poner en un aprieto a las celebridades.

Ayer saltó a los medios el robo de algunos objetos, entre ellos prendas de ropa de firma, del matrimonio inglés por parte, presuntamente, de dos empleados de la mansión que poseen al norte de Londres. Fue la madre de Victoria quien advirtió que estos efectos personales  estaban subastándose a través de la web. Actualmente la policía ha retenido a estos empleados como principales sospechosos del robo.

La traición al cantante español Alejandro Sanz por parte de sus mayordomos, fue aún más hiriente, ya que le hicieron chantaje con el fin de llenarse los bolsillos a base de información privilegiada. El conocimiento de un hijo secreto del músico, fruto de una relación extramatrimonial, fue una información  a la que pusieron cuantía. Más tarde serían acusados por delitos de extorsión y  robo. Aunque el cantante tuvo que adelantarse a la exclusiva que estaban a punto de dar y lanzar un comunicado en el que  daba a conocer la existencia de este hijo, fue a raíz de este hecho por lo que se separó de su mujer Jaydy Mitchell, madre de su hija Manuela. 

Incluso la realeza ha visto hacerse millonario a un hombre de confianza de la difunta Lady Di,  precisamente con quien, al parecer, la princesa ahogaba sus penas y revelaba sus secretos más profundos. Un mayordomo que anotó frases textuales de la princesa para más tarde publicar Un deber real, catalogado como un superventas-antes de su puesta en venta- por la prensa amarilla anglosajona. Es el tercer libro que el ex mayordomo publica a costa de su estrecha relación con la que fue esposa del príncipe Carlos de Inglaterra, pero es el primero que le dedica. En ellos incluye una carta en la que la princesa expresa su temor a ser asesinada en un accidente de coche provocado “con fallo de frenos”. Sin embargo los hijos de Diana de Gales han tachado de “fría y flagrante traición la memoria de su madre.  Burrel ha sido acusado de robar más de 300 objetos de la princesa y la Casa Real ha estudiado emprender acciones legales. Todavía dice que lo que ha contado es tan sólo la punta del iceberg.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios