Saint-Tropez, el destino soñado

  • Don Juan Carlos ha sido el último 'royal' en elegir este rincón de la Costa Azul para pasar las vacaciones Los reyes de Suecia y Carolina de Mónaco suelen acudir cada verano

La Costa Azul francesa tiene en Saint-Tropez su destino más demandado. Refugio de jeques árabes, miembros de la realeza y actores, el pequeño municipio de la provenza francesa vuelve a situarse, un verano más, como el destino perfecto para pasar unas lujosas vacaciones.

A pesar de que se encuentra a sólo una hora en coche de Cannes, su difícil acceso (alejado de los trenes de alta velocidad o de la carretera principal que recorre la costa francesa) lo ha mantenido en cierto modo alejado de las grandes aglomeraciones, aunque no así del glamour y la exclusividad, ya que muchos de los que acceden a Saint-Tropez lo hacen por mar con sus exclusivos y ostentosos yates.

Fue Roger Vadim quien popularizó este enclave francés a mediados de los 50 de la mano de la imponente Brigitte Bardot en la conocida película Y Dios creó a la mujer. Desde entonces, Saint-Tropez se ha sabido mantener como uno de los destinos más exclusivos de esta zona del Mediterráneo, compartiendo a ratos su protagonismo VIP con la encantadora Ibiza, que también lleva años siendo el refugio de famosos llegados desde distintos puntos del planeta.

A la larga lista de famosos enamorados de Saint-Tropez, en la que hay que incluir a actores como Leonardo DiCaprio o George Clonney; top models como Naomi Campbell o Kate Moss o futbolistas como Cristiano Ronaldo, hay que añadir este año al padre de Felipe VI, el rey Juan Carlos, que ha seguido la estela de otros royals europeos como Carlos Gustavo y Silvia de Suecia o Carolina de Mónaco y ha cambiado la isla de Mallorca por este exclusivo destino de la Costa Azul, donde ha sido pillado por los fotógrafos este fin de semana en compañía de unos amigos.

No es la primera vez que don Juan Carlos disfruta de unas vacaciones exclusivas sin la presencia de su esposa, la reina Sofía. El Rey emérito dio la bienvenida a 2015 a miles de kilómetros de La Zarzuela, en Los Ángeles, donde también celebró su 77 cumpleaños entre amigos. Poco después fue visto en Catar y algunas semanas más tarde en el exclusivo resort que la familia Fanjul tienen en La Romana (en la República Dominicana). Con estos adinerados amigos pasó también la Semana Santa en Barbados, ausentándose de la tradicional misa de Pascua en Palma de Mallorca, a la que sí acudió la reina Sofía junto a los Reyes, la princesa Leonor y la infanta Sofía.

A diferencia de la vida apacible y algo ostentosa que ha decidido llevar don Juan Carlos desde que pasó a su hijo el relevo de la Corona, doña Sofía sigue manteniendo los mismos usos y costumbres de siempre y apenas se deja ver en actos que no estén vinculados con la solidaridad y la cultura. Desde finales de junio está instalada junto a su hermana Irene en el palacio de Marivent, si bien este fin de semana, mientras su esposo se divertía en Saint-Tropez, ella acudió sola al cumpleaños de Alejandro de Servia, que se celebraba en Belgrado.

Doña Sofía pasará en su residencia de Mallorca todo el verano y, en agosto, como es tradición, disfrutará unos días en familia en compañía de todos sus nietos, incluidas las hijas del rey Felipe VI. La Reina siempre se ha mostrado muy cercana a los suyos y nunca se ha ausentado de una cita familiar, algo que no se puede decir de don Juan Carlos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios