Sara Carbonero lo aparca (casi) todo

  • La periodista hace las maletas para mudarse a Oporto y montar allí su nuevo hogar tras su excedencia en Mediaset Con Iker Casillas lleva cinco años de relación y en enero del año pasado se convirtieron en padres

Comentarios 1

"Mi mujer y mi hijo estarán a mi lado todos los días", dijo Iker en su despedida del Real Madrid. Estas palabras dieron lugar a las especulaciones sobre la decisión que tomaría Sara Carbonero sobre su trabajo. La incógnita se desveló: ni seguirá en los informativos de lunes a viernes, ni en el de los fines de semana como se había barajado en un principio. La periodista ha pedido una excedencia de un año a Mediaset para poner rumbo a Oporto junto a su chico y a su hijo Martín. Mientras el portero ya está de concentración, su chica busca casa en la urbe del Duero.

Son muchas las críticas que le llueven a la presentadora por dejar su trabajo, por defender siempre la independencia de la mujer y ahora hacer todo lo contrario. Pero cuando se es mujer de futbolista estas decisiones son casi inevitables. Su imagen en Telecinco era importante, aunque su labor en la redacción era escasa. Se le echará de menos por el reclamo que supone su rostro. Pese a estar en el país vecino Sara seguirá muy presente. Mantendrá sus otros ingresos, el de imagen publicitaria de marcas de moda y cuidados de belleza, el que realmente le sale rentable. Esto, como la empresa Slow Love que tiene junto a su compañera Isabel Jiménez y su estilista Mayra del Pilar y su blog los puede compaginar a la perfección con su nueva vida y los cuidados del pequeño Martín.

Esta marcha ha sido la decisión más complicada para la pareja en los cinco años que llevan de relación. Hace unos días disfrutaron de sus vacaciones en las islas griegas y allí han tenido tiempo de reflexionar. Viendo la opción que han tomado es fácil adivinar que la conclusión a la que han llegado es que lo importante es estar juntos con su hijo de un año y medio. Al fin y al cabo están al lado de España y hay aspectos de su vida actual que mejoran al poner tierra de por medio. Uno de ellos, la salida de Iker de su equipo de toda la vida. Un final de lo más amargo y polémico del que cuanto más se aleje mejor. El otro la relación con sus padres, que en la actualidad es nula debido a discusiones económicas. También se distanciaron del padre de Sara por los problemas que tuvo con la justicia, aunque hoy en día la familia de Carbonero se ha convertido en un gran apoyo para la pareja. Pero los únicos que forman parte del tándem perfecto son ellos dos. Así lo han demostrado en varias ocasiones: Cada vez que Iker ha defendido a su chica, con el beso que se dieron tras la victoria en el Mundial de Sudáfrica y con el nacimiento de Martin.

Y con este proyecto de vida y con los momentos de complicidad podrán continuar su amor en su nueva ciudad, la siempre bucólica Oporto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios