Los Windsor, una historia real de amor y desamor

  • El tirón mediático de los 'si quiero' de la Familia Real británica no tiene igual y, a punto de sumar uno a su sugerente historia, es inevitable hacer un recorrido por los enlaces más suntuosos, como el del príncipe Carlos y Lady Di.

Comentarios 1

A punto de ser testigos del 'sí quiero' más importante del siglo, es imposible no echar la vista atrás y hacer un repaso por las bodas más llamativas de la Familia Real británica. Enlaces para todos los gustos y de todo tipo, aunque con una nota común: su tirón mediático no tiene igual dentro la realeza europea. Lo cierto es que las nupcias reales en Inglaterra tienen marcada una fecha para la historia, el 20 de noviembre de 1947. Día en el que se casó la reina Isabel II con Felipe Mountbatten, hijo del príncipe Andrés de Grecia. Fue en ese momento cuando los 'sí quiero' de la casa británica adquirieron una mayor vehemencia, posiblemente por la oposición del padre de la actual soberana a esta duradera relación.

Después de la boda de Isabel II, fue la princesa Margarita quien relevó todo el protagonismo por su apasionada forma de vivir el amor. Ésta se enamoró perdidamente del fotógrafo bohemio Tony Amstrong, con el que se casó en 1960; el primer plebeyo que pasaba a formar parte de los Windsor y que significó el signo de modernización más claro de esta Casa Real.

En 1973 fue Ana de Inglaterra quien volvió a pintar Buckingham de blanco. La princesa le daba el 'sí quiero' a Mark Phillips, protagonizando la primera boda inglesa que daba la vuelta al planeta y copaba todas las portadas. Un enlace seguido por millones de personas en todo el mundo y que abrió la veda a las bodas reales ostentosas y célebres. Su amor terminó en 1992, mismo año en el que se volvió a casar con Timothy Lawrence.

Unos años antes, en 1981, se celebrada la boda más importante del siglo pasado. Carlos de Inglaterra, el primer príncipe soberano en casarse tras 300 años, se unía en matrimonio a Diana Spencer; el primer nacimiento de una princesa plebeya querida por todos. Sin duda, la boda más suntuosa y llamativa de la historia de la Familia Real británica.

Después vino el enlace del príncipe Andrés y Sarah Ferguson, que terminó envuelto en el escándalo, las discretas nupcias de Eduardo de Inglaterra y Sophie Rhys Jones y la boda de Peter Phillips, primer nieto de la reina Isabel en casarse. Mañana se escribirá un nuevo capítulo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios