Manuel Carrasco

"El amor lo mismo te eleva que te lleva a los infiernos"

  • Comunicativo y maduro, el onubense presenta 'Habla', álbum donde descubrimos a un artista que, lejos ya de 'OT', se consolida.

Comentarios 16

Un artista que levanta pasiones y que, con una música muy personal, ha creado un estilo propio que consolida en 'Habla', nuevo álbum, el quinto de su trayectoria, que el onubense ha grabado en Italia contado con la colaboración de la Orquesta Sinfónica de Roma. Soltero y sin compromiso conocido, Manuel reflexiona de una vida apasionante, con minutos para el silencio  y para sinceras confesiones.

-Acaba de cumplir, el domingo, 31 años… ¿Qué tal más allá de los treinta?

-Muy positivo. He aprendido muchas cosas porque el peso de los años te hace ser consciente desde la serenidad. Los últimos tiempos me han servido para conocerme mejor y quererme más aunque, en algunos aspectos, ha sido una etapa complicada. Cuanto más consciente, más responsabilidades y te autoexiges más.

-Será por eso que, conforme más sabemos de usted, más nos gusta…

-Bueno, gracias. Yo no creo que sea especialmente tímido pero sí es verdad que hay quien parece así y es lo contrario. Tampoco es que sea el más efusivo en mis círculos más cercanos,

-Lo que sí llama la atención es el tono de sus canciones… ¿Por qué tienen sus temas de amor ese trasfondo tan triste?

-Es que el amor es agridulce. Tiene todas las fases. Desde que empiezas hasta que se acaba. Es un misterio. Lo mismo te eleva que te lleva a los infiernos pero no puede discutirse que, mis melodías, se sienten.

-¿Vive, en ese sentido, más en las esferas celestes o en el ultramundo?

-Yo me instalaría en el paraíso pero así no es la realidad. Lamentablemente no todo el mundo puede ser feliz siempre.

-¿Es de los que tropiezan varias veces con la misma piedra?

-Depende. Desde luego aprendo con las experiencias pero, en algunas ocasiones, vuelvo a caer. En según qué aspectos puedo ser más o menos hábil.

-¿Sigue componiendo en el coche con su grabadora en la mano?

-Sí. En eso me mantengo igual. O lo mismo estoy acostado y me levanto para terminar una canción. Hay que pillar los momentos porque, en el escritorio, no te sale.

-¿Quién le asesora?

-Hay que confiar en uno mismo porque ésta es una profesión conectada a lo personal. Cuanto más te dejas llevar por ti, y más fiel eres con lo que piensas y quieres, mejores resultados obtienes y más feliz eres. Hay que ser tú mismo.

-Por cierto, ¿qué le han traído los Reyes Magos?

-Muchas ganas, ilusión… El día a día, los conciertos, el público… Tener mucha salud y ser siempre mejor persona. He podido estar con los míos, con mis amigos de toda la vida… Me conformo con poco porque sé que tengo mucho.

-Debe haber sido muy bueno, ¿no?

-Tengo también otros momentos en los que me porto mal. No soy un angelito tampoco. Uno es bueno y malo pero, en general, intento dar lo mejor de mí.

-¿Se emociona con facilidad?

-¡Uy! Yo lloro más que… Con mis sobrinos, con lo que me dice la gente… No dejo de sorprenderme porque éste es el trabajo más bonito del mundo. Recibes cariño y eso es una maravilla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios