El amor nunca pasa de moda

Comentarios 2

Hay parejas que, más allá de su fama profesional, han quedado en el recuerdo colectivo por haber protagonizado algunos de los relatos amorosos más hermosos de nuestra historia reciente. Artistas, en un amplio sentido de la palabra, que no sólo han dado vida a rodajes o temas musicales que han calado profundamente en el público sino que también han emocionado con sus intensas relaciones personales. Recordamos hoy algunos de los casos más significativos.

1942 fue la fecha a partir de la que, Spencer Tracy y Katharine Hepburn, iniciaron una sólida pasión que les mantuvo unidos -por encima del matrimonio previo que nunca llegó a romper el que, dicen, era un hombre muy acomplejado por su educación religiosa-, hasta el fin de los días de él. Una irrompible unión que quedó reflejada en la gran pantalla a través de nueve títulos en común que ambos realizaron y con los que consiguieron un gran éxito. Películas como La mujer del año donde, la química que existía entre los dos, quedaba patente ante todas las miradas. Tras 25 años de convivencia, Tracy cayó enfermo de una afección pulmonar y, trece días después de terminar Adivina quién viene esta noche, falleció en los brazos de Hepburn, la explosiva mujer a la que más quiso.

A pesar de que, tanto uno como otro, se casaron con otras personas -Elizabeth en multitud de ocasiones-, lo cierto es que fueron los dos matrimonios que, entre ellos mismos celebraron, los que confirmaron cómo lo suyo iba más allá de cualquier explicación lógica. De hecho, el propio Vaticano acusó a la protagonista de La gata sobre el tejado de Zinc de "vagar erótico", calificación que, su marido, consideró incierta y rebatió afirmando que, mientras otras mantenían sus idilios en secreto, los de su esposa eran pocos, pero conocidos. Se conocieron en la grabación de Cleopatra, pasaron por el altar en 1964, se separaron en 1974 y volvieron a repetir alianza en 1975.

Nadie podría haberle augurado al malagueño Antonio Banderas que, tras desembarcar con la que era su primera mujer, Ana Leza, en Estados Unidos, el destino le tenía allí preparada a la que sería su compañera más fiel, Melanie Griffith. Una "estrella" que ha pasado por el infierno de las drogas y el alcohol y que, recientemente, se ha sabido padece cáncer de piel pero que, sobre todo, cuenta con el apoyo incondicional de un español que rompe fronteras y que, gracias a su simpatía, ha sabido ganarse también el corazón de la gente. Padres de una hija, Estela del Carmen, Antonio y Melanie son un ejemplo de amor frente a cualquier inconveniente.

Desde el desaparecido Paul Newman y su inseparable mujer, Joanne Woodward a, ya en nuestro país, los eternos Víctor Manuel y Ana Belén, pasando por la modelo Cindy Crawford y el empresario, Rande Gerber, o, en ámbitos políticos, el presidente Obama y Michelle -un auténtico ejemplo de adoración mutua- y, cómo no, el francés Nicolás Sarkozy y Carla Bruni. Desde el polémico Tom Cruise y su sumisa Katie Holmes a Brad Pitt y Angelina Jolie -quienes, superando continuos rumores de separación, siguen juntos adelante-, pasando por la sensual Catherine Zeta Jones y el veterano Michael Douglas -a los que, la evidente diferencia de edadque los distancia no parece afectarles-, Julio Iglesias y Miranda o Isabel Preysler y Miguel Boyer, el listado de quienes han sido tocados por las flechas de San Valentín es la mejor prueba de que debemos confiar en que, cuando menos esperemos, el 'tren del amor', pasa frente a nuestra puerta.

Es cuestión de estar preparados y no dejarlo pasar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios