Megan Fox

"Nunca fui una chica guapa"

  • La actriz ha confesado a la revista 'Miami Magazine' que fue una niña acomplejada e insegura, nada que ver con su imagen actual. Megan está actualmente de vacaciones con su marido, Brian Austin Green, en Hawai

Comentarios 7

Es una de las mujeres más deseadas del planeta. Sin embargo ella asegura que no siempre se ha sentido así de guapa. La musa de Giorgio Armani y protagonista de las fantasías de gran parte del público masculino ha revelado que en realidad ella no vivió precisamente una adolescencia sencilla, que califica de "abrasiva" y "repugnante".

Tras ese cuerpo de infarto y esos ojos azul cielo no se esconde una super estrella elitista sino una joven que ha sufrido un sinfín de inseguridades como el común de los mortales.

En una reveladora entrevista concedida a Miami Magazine, Megan se ha desahogado confesando que durante su adolescencia nunca fue "la chica guapa" y asegura que esa época de su vida fue "abrasiva" y "repugnante" ya que se sintió muy sola mientras crecía.

La actriz asegura que cuando era pequeña "me hubiera encantado meterme en un agujero", no solamente por su pasión por las civilizaciones antiguas sino porque siempre se sintió un poco fuera de lugar.

Pero con el paso del tiempo esa chica ha ido cambiando y hoy es una actriz de renombre, felizmente casada y con un montón de proyectos en el horizonte. Hoy por hoy, una Megan Fox más segura de sí misma que nunca no puede dudar afirmar que, ante todo: "Siempre intento elegir algo diferente que no haya hecho antes".

Lo cierto es que la explosiva protagonista de Transformers está más guapa que nunca. Tras las críticas recibidas por su extrema delgadez, la actriz ha reaparecido por partida doble, en la portada de la referida publicación mencionada antes y en público, mostrando un aspecto más saludable que nunca y en plena forma.

La actriz y modelo de 25 años ha decidido hacer las maletas para irse de vacaciones con su chico, el también actor Brian Austin Green, de 38 años, a las paradisiacas playas de Kona, en Hawai.

Una Megan Fox con una nueva e impresionante figura, a juzgar por las fotografías que publica la revista estadounidense US Weekly, paseaba ajena a los fotógrafos por las playas hawaianas luciendo un escueto bikini de rayas azules y blancas que realzaba aún más sus encantos.

¿Cómo ha conseguido Fox recuperar su envidiada figura en tan poco tiempo? Según ha confesado su entrenador personal Harley Pasternak en US Weekly, la estrella posee un metabolismo muy rápido por lo que simplemente ha "tonificado su cuerpo y lo ha esculpido mientras ha comido aquello que necesitaba".

No es la primera vez que la pareja visita el archipiélago hawaiano. Fox y Green estuvieron en el mes de junio del año pasado visitando al hijo del actor nacido de su relación con la también actriz Vanessa Marcil hace nueve años.

Poco a poco vamos conociendo más detalles de la forma de ser de esta actriz, poco dada a las comparecencias públicas y a las entrevistas, que alcanzó el estrellato de forma fulminante gracias a Transformers y es poseedora de uno de los físicos más impresionantes de Hollywood. Lo último ha sido su aversión hacia las alfombras rojas y estrenos.

Y es que las galas importantes, como la de los Oscar de esta noche, o premieres de películas pueden parecer el culmen del glamour para el público. No obstante, son eventos por los que no pocas actrices como Megan Fox expresan rechazo y desagrado.

De acuerdo con la actriz de Passion Play, las alfombras rojas le causan mucho estrés, no precisamente por la presencia de tumultos y paparazzis, sino por la expectativa respecto a la ropa que vestirá en cada ocasión. "Detesto asistir a las alfombras rojas. Todo lo que se habla es acerca de lo que llevas, cómo te ves, y no conozco a nadie que se sienta cómodo y confiado haciendo esto. Conozco a algunos, pero no es lo usual", ha manifestado. Así que al parecer lo que le va a Megan es tostarse en la playa con su chico o quedarse en casita. Nada que ver con la imagen que da.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios