El club de los magníficos

  • El mundo del cine y la televisión esconde entre sus 'celebrities' a decenas de actores y cineastas superdotados

Siempre se ha rumoreado que los actores suelen estar justitos de inteligencia y que, algunos, se aprenden los guiones a trompicones. Pero nada más lejos de la realidad. Entre los actores y actrices más laureados de Hollywood se esconden muchos superdotados, cuyos cocientes intelectuales quedan muy por encima de la media.

Este es el caso de Quentin Tarantino, con un cociente de 160 (el mismo que Albert Einstein). Sin embargo, esta alta capacidad, en su caso, no le ha servido para nada hasta pasados los 30 años, cuando comenzó a hacer películas, ya que en el colegio se aburría y dejó plantado los estudios a los 15 años para trabajar en un videoclub. Es más, quienes le conocen aseguran que sus guiones son casi ilegibles tanto por la mala caligrafía como por la cantidad de faltas de ortografía que acumulan.

No le pasa lo mismo, no obstante, a otro actor que comparte el mismo cociente, Matt Damon, que desde pequeño despuntó en los estudios y se licenció cum laude en Harvard. Es un genio para las matemáticas y quizá por ello hilvanó con tanta precisión el guión de El indomable Will Hunting, un trabajo que le valió un Óscar.

Por encima de ambos se encuentra el actor James Wood, cuyo cociente es de 180 y está incluido en la lista de los diez hombres más listos del planeta, en la que también se encuentra Stephen Hawking. Wood consiguió una beca para estudiar álgebra después de lograr el mejor expediente de EEUU en el equivalente a selectividad, si bien nunca llegó a estudiarla. Comenzó ciencias políticas y lo dejó aparcado cuando le convencieron de que su futuro estaba en la interpretación. Además de actor es un buen estratega, ya que en varias ocasiones ha ganado el campeonato de World Poker.

A las personas cuyo cociente intelectual supera los 160 se les considera genios, por lo que tanto a Damon como Tarantino y Wood habría que definirlos así. A partir de un cociente intelectual de 140 se consideran superdotados. En este grupo habría que incluir a la guapa Sharon Stone, con un CI de 152, Geena Davis (148), Steve Martin (142), Shakira (141) y Madonna (140). A Sharon Stone nunca le ha gustado presumir de su inteligencia, a pesar de que comenzó a estudiar en la universidad cuando sólo tenía 15 años. Por su parte, la protagonista de Thelma y Louise, Geena Davis, es además de una buena actriz una excelente músico y dibujante (es licenciada en Bellas Artes). Steve Martin está consiederado como uno de los grandes actores cómicos, pero a su vez es también licenciado en Filosofía con la especialidad de lógica, músico y novelista.

En cuanto a Shakira, la colombiana ya escribía poemas a los cuatro años y con sólo ocho ya componía su música. Lo de Shakira parece que es hereditario, ya que su pequeño Milan, que acaba de cumplir dos años, ya está aprendiendo a leer. Hay que tener en cuenta que el chiquillo tiene a quien salir, porque papá Piqué, según declaró el padre del futbolista hace algún tiempo, tiene también un cociente de vértigo (160).

Con cocientes intelectuales de más de 130 también hay muchos famosos que nunca habríamos pensado que son superdotados. El caso más llamativo es el de Paris Hilton. Parecía que la rubia no sabía hacer la O con un canuto y resulta que tiene una mente privilegiada. Realmente, la chica ha sabido sacar mucho partido a sus negocios aunque éstos estén siempre relacionados con el mundo de la noche o de la diversión. Quizá su abuelo, que no confió en ella para tomar las riendas de su imperio hotelero, estaba equivocado.

Con un cociente de 132 está también Jodie Foster, una chica precoz desde su más tierna infancia, ya que aprendió a leer sola cuando tenía sólo tres años. Además de excelente actriz, terminó sus estudios de Literatura en Yale con cum laude. Con el mismo cociente está también Natalie Portman, que además de actriz es licenciada en Psicología por Harvard y domina a la perfección cinco idiomas. El caso de Emma Watson es igualmente llamativo, ya que su cociente roza los 140, el mismo que el de la protagonista de Homeland, Claire Danes. Con 135 de CI está Nicole Kidman, quien pese a su exquisita educación decidió dejarlo todo por el cine.

Otro que nadie espera en este selecto club es a Arnold Schwarzennegger, con un CI de 135. Además de ser actor ha destacado en culturismo y en política (fue gobernador de California). Es también empresario de éxito con la cadena Planet Hollywood.

En España, el caso más llamativo es el de Miki Nadal. El humorista es miembro del Club Mensa (integrado sólo por superdotados) y su cociente supera los 130. Asegura que no llegó a terminar la carrera de Derecho porque era incapaz de concentrarse y se aburría de escuchar cosas que ya sabía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios