Poco color sobre la alfombra roja

  • Penélope Cruz optó por el manido estilo princesa, mientras Gwyneth Paltrow o Michele Williams se sitúan entre las mejores vestidas; Angelina Jolie y JLo fueron las más sexys.

La alfombra roja de los Oscar 2012 tuvo menos color y glamour que en anteriores ediciones. La crisis se dejó notar, y mucho, en un desfile de estrellas tricolor a la entrada del Kodak Theatre. Blanco, negro y alguna pincelada de rojo de la mano de la oscarizada Michelle Williams, con un romántico diseño coral de inspiración vintage, con falda peplum de Louis Vuitton; y también de Natalie Portman, con un Dior vintage de lunares de los años 50, dejando atrás aquella imagen de la edición pasada en la que recogió la codiciada estatuilla embarazadísima y con un vestido púrpura de Rodarte.

Nuestra Penélope Cruz, sin Bardem, se mantuvo fiel -fue la única-, con su Armani Privé color lavanda confeccionado exclusivamente para ella, a un estilo princesa que nunca le ha fallado pero es hora de ir renovando ya. Escote barco rematado con organza, cintura ceñida con un sutil drapeado y falda con volumen y espectacular caída, todo ello con clutch a juego, conformaron el look de la actriz española, que para el pelo optó por un semirecogido de aire retro.

No fue la única representante de nuestro país en la cita más importante de Hollywood. Antonio Banderas desfiló por la alfombra con su inseparable Melanie (Griffith), quien optó por un vestido asimétrico negro de Yves Saint Laurent.

Otra pareja, los Brandgelina, llamaron la atención más que nada por los esfuerzos de ella por dejar asomar la pierna a través de un sexy vestido de terciopelo negro con escote origami de Atelier Versace, estilo que trajo a la memoria de muchos su papel en la película Señor y señora Smith, donde precisamente conoció a Brad Pitt.

En el otro extremo de este look de auténtica femme fatal, Shailene Woodley, la actriz de Los descendientes, no dejaba ver ni un centímetro de su anatomía con un vestido blanco de Valentino con mangas largas y cuello cerrado, o a la actriz Busy Philipps, tapadísima con un modelo de encaje gris.

La que se destapó de lo lindo -dicen que demasiado, sobre todo al ir a entregar un premio- fue Jennifer López. Aclamada por su elegancia en este tipo de eventos, JLo pisó esta vez la alfombra roja con un espectacular modelo blanco-plata de Murad que combinaba, ajustadas a su cuerpo, líneas de lamé con otras transparentes de gasa. Un escote vertiginoso y la espalda descubierta en V realzaban sus curvas. Aunque, con un exquisito diseño minimalista con capa de Tom Ford, Gwyneth Paltrow se perfilaba ayer como una de las mejor vestidas de la noche. Junto a Milla Jojovich, con un rutilante vestido plateado de Elie Saab.

Meryl Streep recogió su tercer Oscar, pero no con sus mejores galas. Iba de bronce, como Stacy Keibler, la novia de George Clooney. De ahí que muchos comentaran que parecían ir disfrazadas de Oscar. /FOTOS: EFE, REUTERS Y AFP

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios