A la duquesa se le suben a la chepa

  • Doña Cayetana no ha tenido remilgos a la hora de criticar la segunda parte de la 'tv movie' sobre su vida, que tacha de aburridísima.

Comentarios 1

¡Vaya semana que lleva la duquesa de Alba! Recién cumplidos los 85 años (a finales de marzo), doña Cayetana no se corta un pelo a la hora de opinar que la segunda entrega de la miniserie basada en su vida le ha parecido "inveraz" totalmente. Para colmo de polémicas humanas, la Duquesa tuvo que lidiar con el mundo animal, en el acto de amadrinamiento de unos burritos hace unos días, a través de una cabra que se empeñó en hacerle la vida imposible. Doña Cayetana se lo tomó a broma pero la insistencia de la cabra por comerse su ramo de flores hubiera acabado con la paciencia de un santo. ¡Valor y a... la cabra, Duquesa!

La localidad cordobesa de Rute fue la que invitó a Cayetana de Alba a bautizar con anís a dos burros, a los que la propia Duquesa puso por nombres Pepín y Rosa.

Tan juvenilmente vestida como nos tiene acostumbrados (con pantalón y chaqueta oscuros con detalles, ésta última, en llamativos tonos), el ritual presidido por la Duquesa comenzó por la lectura en voz alta de un manifiesto en defensa del burro. Antes de asistir a las instalaciones de la asociación para la defensa del burro, Adebo, doña Cayetana visitó el Museo del Chocolate de Rute, donde hay una escultura suya.

La Duquesa, que se mostró encantada con esta jornada en contacto directo con el mundo animal, comentó que la burrita Rosa vivirá en una finca que la Casa de Alba tiene en Córdoba y que el burro Pepín irá a otra que su hija Eugenia, a la que pertenecerá a partir de ahora, tiene en Sevilla.

Doña Cayetana, que hasta tuvo tiempo de esquivar entre bromas a una cabra obsesionada en comerse su ramo de flores, se suma así, a una larga lista de nombres famosos que ya amadrinaron en su día a ejemplares de esta especie. Entre ellos figuran, por ejemplo, la propia Reina Sofía, gran amante de los animales de todo tipo, pero también el Nobel Camilo José Cela o José Saramago, que en su momento mostraron también su amor incondicional por los animales apadrinando a sendos pollinos.

Dejando aparte sus aventuras con los animales, lo que a la Duquesa no le ha gustado nada es que en el segundo y último capítulo de su miniserie, emitida por Telecinco, se haya dado una imagen totalmente errónea de su vida, sobre todo en lo que respecta a su relación con Jesús Aguirre.

"No reconozco en absoluto la imagen falsa y tergiversada que ha manifestado esta serie sobre mi vida, que en mi opinión de cinéfila es aburridísima, sin ningún tipo de interés y llena de maledicencias", ha manifestado a través de un comunicado. Pero lo que más le ha dolido es la imagen "triste" que se da de Aguirre, "elhombre al que más he querido en toda mi vida". No corren buenos tiempos para la nobleza.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios