El esperado 'despertar' de'Ella Baila Sola'

  • Tras una etapa en solitario de Marta ha vuelto en compañía de la madrileña Rocío Pavón.

Han pasado ocho años desde que, Ella baila sola, dijera adiós como formación a unos seguidores que, desde 1996, habían seguido la trayectoria de Marta Botía y Marilia Andrés Casares con una fidelidad incondicional. Ahora, tras una etapa en solitario de Marta -convertida en madre de un pequeño de un año y medio-, se ha producido el esperado regreso, eso sí, en compañía de la madrileña Rocío Pavón. Ambas actuarán en la sala Joaquín Turina de Sevilla el próximo viernes demostrando que su música sigue sonando tan fresca como el primer día.

-Están visitando 23 teatros diferentes de España mostrando su nuevo trabajo, Despierta. ¿Cómo está resultando el reencuentro con la gente?

-(Marta) Fenomenal. Estamos con muchas ganas. Nuestra intención no es sólo un álbum ocasional sino continuar adelante. Ya pensamos incluso en la próxima grabación.

-¿Marta manda más que Rocío o existe equidad en este sentido?

-(Rocío) Hay igualdad completa. Siempre se tiene en cuenta mi opinión con lo que no tenemos problemas con eso.

-¿Cuándo se conocieron ustedes?

- (M) Pues Rocío era seguidora de "EBS" desde hace mucho y, de tanto venir a conciertos, nos hicimos amigas. Ella me enseñaba sus composiciones que, al principio, eran más inmaduras. Después cambió y, me sorprendió tanto, que el "sí" fue rotundo.

-(R) Imagínate lo que supone para mí pasar de la primera fila al escenario… Es emocionante y, desde luego, prefiero estar arriba (risas).

-Rocío, ¿con qué tema de la formación, clásico y actual, se queda?

-(R) Pues Echamos a suerte es un auténtico himno con el que, Marta y Marilia, nos enamoraron a todos pero, de los nuevos, me decanto por Confianza, en el que os pedimos a los caballeros que sigáis siéndolo con nosotras.

-¿Se temen las comparaciones respecto a la etapa anterio?

-(R) No. Es algo con lo que contábamos. No pretendo gustar a todo el mundo y tampoco soy sustituta de nadie. En todo caso, sucesora.

-Marta, ¿se nota muy cambiada respecto a 2002, cuando hizo esa pausa profesional que la alejó un poco de los escenarios?

-(M) Nada. Me siento muy feliz. Tenía muchas ganas de empezar en esto porque es algo con diversas facetas: el estudio, la promoción, las entrevistas, el público… Cuando conoces esta profesión, no hay marcha atrás.

-Bueno, en su caso sí que existe una situación, la maternidad, que lo cambia todo…

-(M) Sí, eso sí. No sabía que era capaz de querer tanto a alguien de una forma tan incondicional. Mi hijo me ha hecho todavía más feliz que antes y es quien me pone los pies en la tierra.

-Por cierto, en la información que dan sobre ustedes, Rocío aclara que vino al mundo en 1983 pero Marta simplemente dice que nació

-(M) (Risas) ¡Me has pillado completamente! Ella es muy buena amiga y suele comentar que somos de la misma generación… (risas).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios