No es una lata el trabajar

  • Como la pareja de moda, Dani Rovira y Clara Lago, otros famosos se enamoraron en horas de trabajo

Se enamoraron y conocieron rodando el mayor taquillazo del cine nacional, la película 8 apellidos vascos. No empezó la cosa mal entre Dani Rovira y Clara Lago, que se convirtieron en los protagonistas de los últimos Goya. Hoy hace siete días que la pareja de actores confirmaron, con beso a lo 'Carbonillas', su noviazgo; un amor de ficción que ha traspasado la pantalla y que ahora es de película, pero de película de verdad.

Las horas muertas de rodaje dan para mucho. Entre grabaciones, cuando las luces se apagan y se abandona el rol de pareja profesional, un tupper a medias o unas risas picaronas durante el ensayo de un guión puede sacar la versión más humana de los actores. Y ahí es donde entra Cupido en escena para hacer que salte la chispa entre compañeros de forma improvisada.

Dicen que enamorarse en el trabajo tiene muchos peligros: el estrés compartido y el conflicto de intereses pueden acabar afectando al rendimiento. No obstante, no son pocos los que aseguran que es todo lo contrario, que compartir jornada de trabajo con las mariposillas del estómago nos hace estar más activos. Total, si pasamos -con suerte- la mayor parte de nuestro día en el trabajo qué mejor que hacerlo motivado. Lo bueno atrae lo bueno, y si no que se lo digan a Rovira y Lago.

Como en el caso de los nuevos tortolitos del cine patrio, también surgió la química, y la física, en pleno rodaje entre Penélope Cruz y Javier Bardem. Estos se conocieron en 1992 durante el rodaje de Jamón Jamón, aunque no se enamoraron hasta el 2008 cuando volvieron a coincidir en Vicky Cristina Barcelona. La pareja está casada y tiene dos hijos. Antonio Banderas y Melanie Griffit compartieron miradas cómplices en el set de Two Much, en 1995.

En plena faena también se enamoraro Íker Casillas y Sara Carbonero; Pastora Vega y Juan Ribó; los protagonistas de El diario de Noa, Ryan Gosling y Rachel McAdams; Shakira y Piqué y, cómo olvidarlos, Richard Burton y Liz Taylor, que se conocieron durante el rodaje de Cleopatra cuando ambos estaban casados. Algunos de los grandes flechazos estelares del celuloide. Para ellos, no es una lata el trabajar. Desde luego.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios