Las mariposas rejuvenecedoras de Eugenia Martínez de Irujo

Nada es más eficaz contra la cortisona que el amor, y Eugenia Martínez de Irujo de estrés poco o nada quiere saber este verano. La duquesa de Montoro está enamorada y su físico así lo manifiesta. Con melena midi muy rubia, shorts y labios rouge pasó una velada de lo más divertida al ritmo de la canciones de Elton John en el Teatro Real de Madrid. No estuvo Eugenia acompañada de su chico, José Coronado, pero sí del duque de Alba y otro de sus hermanos, Fernando. La hija de la desaparecida Cayetana de Alba está atravesando un verano feliz y tranquilo. Pronto empezará su veraneo en sus destinos habituales, Marbella e Ibiza, y quién sabe si en su ruta estival habrá parada en París, donde Coronado rueda El espía de mil caras junto a Marta Etura.

Muy favorecida y más jovial que en los últimos meses, Eugenia Martínez de Irujo ha levantado cabeza tras la pérdida de su madre, el pasado mes de noviembre, los que según sus propias palabras han sido los meses "más duros y difíciles" de su vida.

El concierto del británico en Madrid le sirvió para que se reencontrara con Miguel Bosé, el que dicen actuó como celestino entre ella y el actor, así como con su ex cuñada Genoveva Casanova, con la que no hubo contacto en toda la noche. También con amigos como Pilar Rubio, que ya luce tripa premamá, o Nieves Álvarez, que no quiso hacer declaraciones acerca de su reciente separación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios