Los mitos del bronceado y de la exposición al sol

  • Tomar el sol no está de moda, por los riesgos que supone para la salud Los médicos recomiendan que el bronceado veraniego se vaya obteniendo de forma 'natural'

Para Amy Adams y pelirrojas de origen como Nicole Kidman les es imposible por las características de su piel tener un bronceado natural. En el caso de los fototipos 2, con rubias como Charlize Theron o Scarlett Johansson, se convierte en una misión complicada e incluso delicada. Lo de broncearse, moda que se fue imponiendo tras la Segunda Guerra Mundial y estilo que se fue afianzando con la llegada a Hollywood de mitos mediterráneos como Sophia Loren, está sobrevalorado. No es nada sano para todos aquellos que tengan la piel clara. Los morenos tienen ventaja para lucir un tono de piel más veraniego, pero en todo caso no es necesario que se expongan plenamente al sol y siempre será imprescindible aplicarse protectores solares aunque sólo sea para pasear por la calle.

Con la potencia y persistencia del sol en Andalucía no hay que desplegar una toalla para "ponerse morenito". La dermatóloga sevillana Sara López advierte del riesgo de melanomas y la memoria de la piel con las quemaduras veraniegas que se sufren, especialmente en los años de la niñez y de la juventud. Sólo con el sol que ya se toma indirectamente camino hacia la playa o hacia la piscina es suficiente para broncearse. En verano hay que estar a la sombra, aunque se sea un pariente de Halle Berry, fototipo de piel 6 que nunca se quema (pero que sí hay que proteger de las agresión de los rayos solares). Sólo el césped ya refleja un 25% de las radiaciones, de ahí que incluso con sombra la piel puede quemarse sin la debida protección. El agua refleja un 5% y sólo con el tiempo del baño ya es suficiente para que los niños tomen color. En el caso de estar en el agua los protectores pierden intensidad y hay que aplicarse crema cada media hora como mínimo. Los médicos insisten en que no se debe tomar el sol, en ningún caso, aunque se tenga la piel protegida, entre las 12 del mediodía y las 6 de la tarde, con los rayos 'verticales'. Y lo peor: los atracones de sol que se pueden dar los bañistas al disfrutar de los primeros días de playa. Cualquier quemadura va convirtiéndose en un riesgo añadido a largo plazo.

Sofía Vergara lo tendrá más difícil para quemarse que Kidman, pero tendrá que guarecerse a la sombra en California para seguir luciendo su fenomenal aspecto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios