La musa de Wang encuentra su sitio

  • La modelo alemana, a la que muchos comparan con Brigitte Bardot y Claudia Schiffer, ha conseguido llamar la atención de grandes firmas en los dos últimos años

Alemana de ojos marrones, labios carnosos y larga melena rubia. Anna Ewers se ha convertido sin quererlo en la sucesora de Claudia Schiffer, aunque en su mirada provocadora muchos ven también rasgos de la mítica Brigitte Bardot.

Su llegada al mundo de la moda es de lo más enrevesada. Tenía 16 años y se encontraba de intercambio escolar en la ciudad colombiana de Cali cuando el director de una agencia de modelos se fijó en ella; fue ahí cuando comenzó a dar sus primeros y tímidos pasos como modelo, aunque su salto a las grandes firmas tardaría algunos años en llegar. Como muchas jóvenes de su edad, su afición por la moda le llevó a crear un blog que, por un guiño del destino, se cruzó en la vida del diseñador Alexander Wang, que se quedó prendado con su belleza natural y pidió encarecidamente a Anita Bitton, la directora de casting de Balenciaga, que "encontrara a esa chica". Cuando la joven, de sólo 20 años, llegó a París para hacer aquel casting, que sin ningún género de dudas consiguió a la primera, no sabía que se estrenaría en su primera Fashion Week nada más y nada menos que con 37 desfiles.

Alexander Wang fue el primero que creyó en su potencial y pronto la convirtió en musa de sus últimas creaciones, siendo uno de los vértices del triángulo formado por Balenciaga-Wang-Ewers. Seguramente su campaña más recordada con Wang es la del pasado año, en la que la alemana posaba en el suelo de un baño o sobre un lavabo mostrando su lado más provocativo.

Pero no sólo el diseñador californiano ha creído en esta alemana. Sus medidas casi perfectas (85-60-89) han hecho que otras grandes firmas confíen también en la nueva Brigitte Bardot para mostrar sus últimas colecciones, entre otras, Stella McCartney, Valentino, Louis Vuitton o Giambattista Vali. Ha desfilado también para Balmain, Dolce and Gabanna o Prada, pero Anna también ha sido imagen de otras firmas más comerciales, como Mango (la firma española dio a conocer con ella su colección primavera verano de este año) o H&M, en este caso también de la mano de Alexander Wang, con una colección exclusiva.

Pero, además de su paso por las grandes pasarelas y revistas de moda (ha sido portada de Vogue en París, Japón y Brasil, entre otras), Anna Ewers se ha dado a conocer también por su sensual posado para el calendario Pirelli de este año, donde se muestra muy sexy sobre una bicicleta en la que posa con un top y unas braguitas rojas de neopreno. Esta imagen de Steven Maisel ha sido una de las más destacadas de 2015.

Ante sus compromisos internacionales, Anna decidió hace dos años dejar su Alemania natal para irse a vivir con su chico a Nueva York, donde tiene gran parte de sus compromisos profesionales. Lleva cuatro años de relación con Levin School, un joven alemán con el que comparte un apartamento en el animado barrio de Williamsburg.

Sus curvas y su mirada sensual no sólo conquistan a las grandes firmas sino también a los más de 95 millones de seguidores que tiene en Instagram, una red social en la que, como cualquier veinteañera, se muestra bastante activa. Hay mucho todavía por descubrir detrás de esta imponente rubia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios