Pasarela

Las novias son para el verano

  • La diseñadora sevillana Aurora Gaviño presenta en exclusiva para nuestros lectores la colección de trajes de novia que, a partir del mes de septiembre, quiere lanzar nacional e internacionalmente

Comentarios 1

Lleva dos décadas dedicada a la moda y, en este tiempo, sus diseños de flamenca han conseguido hacerse un lugar señalado en el mercado. Sin embargo, coincidiendo con este 20 aniversario en el sector, la sevillana Aurora Gaviño nos sorprende ahora por una línea nupcial que la llena de ilusión y para la que atesora proyectos, a corto plazo, muy ambiciosos. Bautizada con su mismo nombre, esta colección ocupará pronto páginas en todas las revistas especializadas pero, antes, su creadora, muy ilusionada con la apuesta, ha querido hablar de ella a nuestros lectores. Está visto que, las novias, también son para el verano...

-¿Desde cuándo llevaba con esta idea en la cabeza?

-Pues desde que terminó el Rocío... Le estoy poniendo mucho interés porque supone una costura bastante complicada. Son como tres vestidos en uno y yo reconozco que soy exigente con lo que quiero, que todo esté bien hecho, con telas exclusivas... Es más, he utilizado tafetanes, crépes, satenes, encajes y sedas que, en colores marfil y tierra, voy mezclando en la misma pieza y podría decirte que... ¡hasta he puesto más ahínco que en los trajes de flamenca!

-¡Vaya afirmación! ¿Y eso?

-Es como un reto por comprobar mis límites hacia un producto tan especial y que forma parte del día más feliz de la vida de una mujer. Aparte, también he sacado piezas más cortitas, y muy atrevidas, pensadas para las segundas nupcias.

-¿A dónde le gustaría llegar con esta aventura que está corriendo?

-¡Cómo me conoces! (Risas). Al mercado internacional, por supuesto. Y no sólo por mí sino por llevar algo tan diferente a otros países. Creo que se trata de algo muy particular, muy "Gaviño".

-¿Cuáles piensa que son las diferencias de su concepto y otros ya existentes?

-La sofisticación y la ausencia de minimalismo. Me gusta la mujer femenina y con un cierto toque antiguo. Hay quien me comenta que da la sensación de que, por el toque "retro" de mis cosas, parece que estoy buscando un traje que se me perdiera en otra vida.

-Pero, ¿piensa dejar de lado el material para las Ferias y el Rocío?

-¡Qué va! Eso forma parte de mi esencia (risas). Lo que pasa es que deseo implicarme todo lo que pueda en esto y, en cierta forma, quiero superar a la flamenca. Es un área donde, esas intenciones, son factibles puesto que se trata de algo con más público. Por soñar, ya tengo en mis objetivos puntos como Portugal, México...

-Bueno y, de precios, ¿en qué franja se mueve? Estamos en crisis y, tener en cuenta eso, es fundamental...

-Hay de todo. Desde modelos que salen por 800 euros a otros que valen 4.000. Va en función de la tarea que conlleve. Sea como sea, a final de septiembre lanzaré una nueva colección de fiesta y, en octubre, será la "puesta de largo" definitiva de las novias. En este punto de mi carrera, necesitaba hacer algo distinto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios