Las nuevas divas brillan en la noche

Una entrega de premios no sería lo mismo sin el análisis de los modelitos de las estrellas sobre la alfombra roja; por lo que tras la gala no queda más remedio que echar vistazo a lo que han presentado, en esta ocasión, las eminencias de la música, y con qué han intentado sorprender y conquitar a la humanidad. Vestidos largos, cortos y combinados, que unidos a una extensa paletas de colores, brillos y adornos han mostrado en el fotocoll modelos elegantes, coquetos, discretos, con glamour, ceñidos, sorprendentes o, simplemente, imposibles.

La cincuenta y dos edición de los premios Grammy ha sido la protagonista indiscutible de este pasado fin de semana. El Staples Center de Los Ángeles conmemoró una noche de divas donde Beyoncé volvió a arrasar con seis gramófonos; y en la que también brillaron las intérpretes Taylor Swift, con cuatro, y Lady Gaga, con dos. Todo ello en una gala solidaria con Haití y emotiva con el homenaje de los hijos de Michael Jackson, Price y Paris, para todos los seguidores de la música del rey de pop.

Pero lejos de deslumbrar únicamente por sus imparables carreras musicales, las celebrities destacaron por sus variados modelos. Unas optaron por vestidos largos, como Beyoncé, con un diseño de Stéphane Rolland Couture color 'nude' al estilo Mariah Carey (por lo ceñido y por la sinuosidad de sus curvas) y joyas de inspiración egipcia, Taylor Swift, muy brillante con un vestido azul de Kaufman Franco y pelo recogido, Rihanna, con un vestido blanco de alta costura de Elie Saab (aunque para alto su tupé), Pink, menos bien por no decir muy mal o fatal, Shaila Dúrcal muy guapa y Katy Perry, que además de un bonito vestido lució anillo de enamorada. Otras se decantaron por vestidos minifalderos, como Miley Cyrus, vestida de Hervé Láger by Maz Azria, Fergie o Heidi Klum, ambas de Emilio Pucci. A medio camino se quedaron los modelos de Jennifer López, con un vestido mitad y mitad de Versace en color blanco y plata, que junto al taconazo y su pierna al descubierto causaron sensación entre los asistentes. Pero para impresión (y no cualquiera, sino al borde del ataque) el excéntrico modelo de Lady Gaga. Ella, porque es así, se enfundó en un vestido como de otra galaxia diseñado por Armani Privé repleto de cristales de Swarovski. Un diseño de complicada descripción y que dejó a los allí presentes perplejos. Ellas no fueron las únicas que en la ceremonia destacaron por su indumentaria. Hubo más, en los que también se incluyen los chicos. Un guapísimo Ricky Martin, que junto a Kevin Jonas, acompañado de su esposa Danielle Deleasa, fueron dos los más elegantes de la fiesta. Todo lo contrario al marido de J-Lo, Marc Anthony, que desentonó entre tanto estilo y glamour.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios