Los pecados capitales de Carine Roitfeld

  • Veuve Clicquot promueve la fiesta londinense con el montaje artístico de la jefa de CR Fashion Book

Burbujas de pecado. En una nave de la calle Islington Green, en el barrio londinense de moda, Shoreditch, se celebró la fiesta del otoño con la firma de Carine Roitfeld, una de las legendarias redactoras de moda y gran influyente antes de que surgieran tantos influencers. Seven es el título del montaje de la celebración respaldada por Widow Series, del champán Veuve Cliquot.

La francesa Roitfeld, de ascendencia rusa, fue la gran musa del diseñador Tom Ford y durante diez años fue la redactora jefe de Vogue París (entre 2001 y 2011). Uno de los personajes fundamentales de El diablo viste de Prada está inspirado en ella. En 2012 afrontó su proyecto más personal, la fundación y jefatura de la revista CR Fashion Book. El equipo creativo de la publicación se encargó en la fiesta londinense de Veuve Clicquot del montaje artístico con el que se asombraron y disfrutaron los visitantes.

Roitfeld fue durante diez años redactora jefe de 'Vogue París'

Seven gira en torno a los siete pecados capitales desde la perspectiva de esta gurú de la moda. A lo largo de varias plantas se extendía un montaje que indagaba en las debilidades humanas y en la inquietud de esas mismas pasiones. La avaricia estaba formada por brazos que envolvían a los espectadores; la lujuria, una cámara de absorbente color rojo donde una modelo invitaba a palpar. En el caso de la ira se escenificada por una mesa de varios metros donde se enfrentaban una pareja mal avenida: ella, absorta en una labor de costura; él arrebatado en la indignación, ante la indiferencia. En la pereza una torre de colchones sepultaba a un individuo o la gula se representaba en una inmensa urna donde se fermentaban kilos de alimentos.

El montaje artístico no dejaba indiferentes a los invitados, que servidos por varias 'viudas', arrojaban las copas de champán a través de un pozo de los deseos que comunicaban con unos figurantes, unos seres arrastrados en sus desvaríos. Entre los asistentes a la fiesta de Veuve Clicquot y Roitfled figuraban blogueros llegados desde Estados Unidos, Sudáfrica o Francia que descubrieron el nuevo menú del chef Nobu Matsuhisa, con un flamante hotel en Londres.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios