El rey sueco, en el curling

El curling es un deporte olímpico que pese a su dinámica también es capaz de despertar arrebatos forofos. El rey sueco, Carlos Gustavo, y su esposa, la reina Silvia, vibraron en los Juegos Olímpicos de Vancouver con la intervención de los combinados nórdicos en la pista de curling. El monarca siguió con efusión las finales y se pertrechó de una cámara fotográfica para inmortalizar el momento en el que el equipo femenino de Suecia se alzaba la medalla de oro ante Canadá.

Carlos Gustavo mantiene una fiel tradición olímpica y no en vano conoció a su mujer durante los Juegos de Munich en 1972, cuando Silvia,de origen cubano, era azafata de la cita deportiva que se desarrollaba en la capital bávara.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios