Los 50 secretos de Grey

  • Dakota Johnson y Jamie Dornan explican a 'Glamour' algunos detalles del rodaje de la película más esperada del año y afirman que fue más difícil de lo que pensaban

Comentarios 1

Desde que el pasado fin de semana se estrenó 50 sombras de Grey parece que nadie habla de otra cosa. Sus protagonistas ocupan la portada del próximo número de la revista Glamour, a la que han desvelado algunos secretos del rodaje.

La publicación los define como los personajes "más deseados del presente año" y asegura que sus vidas, desde el estreno de la película, ya no es la misma. En cierto modo, así se deduce con las palabras de Jamie Dornan, el atractivo Dorian Grey, que asegura que ha sido difícil hacer ver a la gente que él no tiene nada que ver con el personaje que interpreta en la película.

Tanto para él como para Dakota Johnson dar vida a los personajes de la novela de E.L. James fue más difícil de lo que imaginaron. Según explica Dornan, a las sesiones de gimnasio de seis horas se unían también jornadas de sado en una mazmorra con una dominatrix que hacía las veces de coacher. "Aprendí a usar el látigo, a hacer nudos y a apretar aquellas hebillas, pero la primera vez que lo probé con una persona de verdad fue con ella", dice en relación a Dakota. Y añade que lo más duro del rodaje fue dejar en su casa a su esposa, embarazada de 30 semanas, a la que tenía dicho que la avisara por whatsapp si se ponía de parto.

Por su parte, la hija de Melannie Griffith asegura que conseguir el papel no fue fácil y que cuando por fin le dijeron que era suyo no pudo parar de llorar. Aunque se siente orgullosa del resultado, no le gustaría que ni su familia ni los amigos de su hermano vieran la película porque hay una parte de ella que se avergüenza de lo que hace. No obtante, puntualiza que, gracias al consejo que le dio su madre, el rodaje se realizó en la más estricta intimidad y que en todo momento se sintió muy protegida por Jamie, que era el primero que la tapaba con una manta cuando terminaban de rodar las escenas más comprometidas.

Ambos aseguran que el rodaje en la habitación roja fue lo más estresante. "Las escenas allí fueron las más vulnerables. Ya es bastante estresante estar atada y desnuda en una escena. Pero cuando oyes ¡corten! y tú sigues allí atada y desnuda... ufff", dice Dakota mientras Jamie puntualiza que en la película ha tenido que hacer cosas "que jamás haría a una mujer".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios