La sofisticación de Carolina Herrera brilla en Nueva York

La exquisitez líquida de Carolina Herrera, con una colección inspirada en el vaivén del agua, no ha pasado desapercibida en la Semana de la Moda de Nueva York. Herrera, máxima expresión de la sofisticación de la mujer neoyorquina de alta alcurnia, ha vuelto a dar en la diana con una colección de sensualidad sinuosa, de fluctuación constante como el agua del mar. Una esencia inestable sobre la que la diseñadora se posa con el aplomo y la ductilidad que le caracterizan. "He hecho esta colección explorando el elemento del agua. Los vestidos están cortados como olas del mar. Todo lo que tenía conexión con agua traté de trasladarlo a los tejidos", explicaba a los medios minutos antes del desfile. Según ella, las aguas en la moda "siempre han sido turbulentas", pero allí está su genio para calmarlas, para producir un hipnótico canto de sirena que lleve al amante de la moda a enamorarse perdidamente de sus propuestas.

Carolina Herrera convierte así una tormenta en una experiencia placentera, mimando el patronaje y consiguiendo "esa fluidez total que ves en el agua cuando está lloviendo, en el mar, en los colores, entre azules y grises", explica.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios