"No voy a estar soltero toda la vida"

  • El hermano pequeño de Rafael Medina Abascal continúa su carrera como empresario con Ceylan 1943, firma de joyas que se convierte en la excusa perfecta para conocerle un poco mejor

Tiene 29 años y habla con una madurez propia de quien, desde pequeño, ha tenido que andar muchos pasos en la vida. Considerado uno de los hombres más elegantes de España, Luis es, de los dos hermanos Medina Abascal, el que, hasta ahora, más desapercibido ha pasado (cara a los medios de comunicación). Sin embargo, la puesta en marcha de su empresa de joyería, "Ceylan 1943", nos ha brindado la posibilidad de charlar con él sobre su faceta profesional, por un lado, y sobre otros asuntos como la inminente boda de su hermano Rafael. Soltero y sin compromiso, nuestro protagonista comienza sus vacaciones con las puertas abiertas al amor aunque sin confirmar nada sobre su supuesto romance con Tamara Falcó…

-¿Piensa que, para enamorar a una chica, una joya es algo que nunca falla?

-No, hombre. Hay otras cosas de uno mismo mejor que una joya en sí. Si existe alguna que haya servido para eso, dímelo para poderla usar porque, sinceramente, me encantaría tenerla (risas).

-¿Cómo ha sido meterse en este negocio? ¿De qué se encarga usted en él?

-Bueno, es una marca que se llamaba "Majórica" y se dedicaba a las perlas. Nosotros hemos decidido mantener eso pero ampliarlo, en general, a la joyería. Somos dos socios y, yo en concreto, me centro en el "marketing" aunque, de vez en cuando, también propongo ideas para el diseño. Hemos lanzado una pulsera de hombre, por ejemplo, y ahí sí me he implicado.

-¿Participa, de alguna forma, su madre?

-Verás, le he enseñado algunos trabajos y, tanto si le gustan como si no, no deja de aconsejarme. Me encantaría que colaborase más en un futuro pero, antes, debemos profesionalizarnos y ampliar los 20 puntos de venta que tenemos en El Corte Inglés. Por eso no he tenido lugar a sentarme más con ella.

-¿No hay vacaciones este año?

-Sí. Comienzo el día ocho y estaré hasta el veintidós, pero no sé dónde voy a irme… Lo dejo para el final.

-¿Desconectará?

-Yo querría pero mucho me temo que no me van a dejar. Soy el único en la empresa que se coge algunos días con lo que, si hay que tomar decisiones, me llamarán seguro.

-Aparte es inminente el enlace de su hermano… ¿Le da mucha tarea eso?

-Nada. Ellos lo llevan organizando desde hace tiempo y, en ese sentido, cuentan con mi madre y con los padres de Laura. Claro que, si me piden consejo, allí estaré.

-Usted no piensa que, en estas circunstancias, se pierde un hermano, ¿verdad?

-¡Qué va! ¡Gano una familia que, además, es estupenda!

-¿No le anima a celebrar su propia boda?

-Por el momento es complicado porque, primero, tendría que tener novia…

-Pero, ¿se ve casado? ¿Entra en sus planes?

-Sí. No voy a estar soltero toda la vida aunque, en estos instantes, me encuentro muy centrado en lo laboral.

-Durante bastantes años se ha afirmado que, tanto Rafa como usted, son dos 'solteros de oro'... ¿Qué opina de esa consideración?

-Pues que no me agrada mucho la expresión "soltero de oro". No me identifico con ella ni nunca me he sentido reconocido. Además, cuando lo comentaban, yo estaba con Alejandra y, a su lado, me he pasado cinco años con lo que tampoco he tenido mucha oportunidad de nada más.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios