Abren juicio oral contra los cinco policías locales detenidos en Mijas

  • Los agentes y otra persona están acusados de traficar con drogas

El Juzgado de Instrucción número 2 de Fuengirola ha acordado la apertura de juicio oral para cinco agentes de la Policía Local del municipio de Mijas y para una persona más, que fueron detenidos en noviembre del pasado año 2009 por su presunta implicación en una organización estructurada supuestamente dedicada al tráfico de drogas.

A través de un auto, se dan por aceptados los escritos de acusación presentados por el ministerio fiscal y la acusación particular, en representación del Ayuntamiento mijeño, por un delito contra la salud pública en la modalidad de sustancias que no causan grave daño, con la circunstancia de actuación en el ejercicio de su cargo en el caso de los agentes policiales. Asimismo, también se aplica la circunstancia del Código Penal que se refiere a pertenencia a organización o asociación, al considerar la acusación que los cinco policías "constituían, al menos desde el mes de febrero 2009, un grupo organizado", bajo la "jefatura efectiva" de uno de ellos. Además, se contempla la circunstancia de la notoria cantidad de droga intervenida.

Según el escrito del ministerio fiscal, cinco de los acusados en esta causa, presuntamente, aprovechaban "su condición de funcionarios de la Policía Local de Mijas, la posibilidad de utilización de uniformes, armas, documentos y vehículos oficiales, así como la información recibida como consecuencia de dicha condición en su función de reprimir la delincuencia".

Así, supuestamente, estos cinco policías se presentaban de forma sorpresiva y "sin ponerlo en conocimiento de sus superiores e intentando eludir todo control por parte de los mismos" en determinadas operaciones de desembarco o tráfico de sustancias estupefacientes y provocaban la huida de los narcotraficantes, que abandonaban el alijo.

Entonces, "podían apropiarse y lucrarse con el producto de su venta". Según la acusación, en dicha estructura organizativa, uno de los agentes era "el jefe" y "lo era también de su pareja" de servicio; mientras que otro era "subordinado" al supuesto responsable del grupo, pero "manteniendo el control de su unidad operativa" y transmitiendo órdenes a su compañero.

La participación del quinto agente, según el escrito al que tuvo acceso Europa Press, "radicaría, fundamentalmente, a partir de febrero de 2009, en el suministro de información decisiva para las operaciones, proveniente de importantes contactos que tiene tanto en otros cuerpos de seguridad como en el submundo del narcotráfico procedente de Marruecos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios