Acuerdo para la tercera depuradora de Málaga, que costará 74 millones

  • La planta se ubicará en la parcela prevista en 2012 en la capital si se corrigen los problemas de inundabilidad o en un suelo anexo a la actual del Guadalhorce

Instalaciones de la depuradora de aguas residuales del Guadalhorce en Málaga capital. Instalaciones de la depuradora de aguas residuales del Guadalhorce en Málaga capital.

Instalaciones de la depuradora de aguas residuales del Guadalhorce en Málaga capital. / m. h.

Después de varios años perdidos, al final todo vuelve al punto de partida. La Junta de Andalucía y los municipios de Málaga, Cártama, Alhaurín de la Torre y Alhaurín el Grande alcanzaron ayer un principio de acuerdo para construir la depuradora metropolitana que tratará las aguas residuales de los cuatro y que finalmente se ubicará en la capital. Costará unos 74 millones de euros, tendrá una capacidad de 70.000 metros cúbicos y evitará que algunos de estos municipios sigan vertiendo directamente al río Guadalhorce.

Primero no había dinero para hacerla, cuando hubo disponibilidad presupuestaria hubo desencuentros sobre sus dimensiones, solucionado eso surgió un obstáculo que parecía insalvable respecto a la ubicación prevista inicialmente, se encargó entonces un estudio de alternativas que fueron rechazadas por los municipios afectados y al final la opción acordada es la idea original. Es decir, la parcela de alrededor de 40 hectáreas entre el aeropuerto malagueño y el límite con el municipio de Alhaurín de la Torre que el Ayuntamiento de Málaga tiene reservada desde 2012 en el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) para construir esta nueva depuradora y que está afectada por la huella de inundabilidad del río Guadalhorce.

Las medidas correctoras frente a posibles inundaciones costarán 500.000 euros

Esa precisamente fue la razón por la que la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio descartó hace unos meses construir la planta en esa parcela y planteó otras cuatro alternativas que no han convencido a los municipios afectados. Ayer, en cambio, en la reunión que mantuvieron todas las partes se planteó la posibilidad de salvar ese problema llevando a cabo una serie de medidas correctoras y de defensa frente a posibles inundaciones por valor de medio millón de euros.

Pero en el caso de que los informes del propio departamento de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía considere que esas actuaciones no sean suficientes para afrontar posibles problemas de inundabilidad se acordó un plan B y es construir la nueva depuradora en una parcela anexa a la actual planta del Guadalhorce de la capital, que ya trata las aguas de Alhaurín de la Torre y Torremolinos.

Fue la propuesta que recibió más apoyo como segunda opción en el encuentro mantenido ayer y en el que participaron por parte de la Junta de Andalucía el delegado del Gobierno andaluz, José Luis Ruiz Espejo, la directora general de Infraestructuras y Explotación del Agua, Inmaculada Cuenca, el delegado territorial de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, Adolfo Moreno, junto a personal técnico, así como representantes de los ayuntamientos de Alhaurín de la Torre, Alhaurín el Grande, Cártama, Málaga y Torremolinos, y la Empresa Municipal de Aguas (Emasa).

Esa alternativa estaría sujeta a una serie de condicionantes ambientales, sobre todo, relativos a la prevención de olores y molestias a los vecinos de la zona y sólo se optaría por ella en el caso de que la primera sea descartada definitivamente. Al tratarse de una obra de interés general, no tendría ningún requisito urbanístico si bien es ese suelo está afectado por la huella de inundabilidad del río Guadalhorce y, por tanto, también habría que prever una serie de medidas correctoras aunque de menor índole.

El concejal de Sostenibilidad Medioambiental, Raúl Jiménez, aseguró ayer que "desde el Ayuntamiento de Málaga intentamos ser positivos y hemos puesto a disposición suelo municipal porque es algo muy importante y muy necesario de lo que no se puede hacer utilización política". La obra ha sido valorada en unos 74 millones de euros, de los que 43 millones irían destinados a la construcción en sí de la planta y otros 6,7 a los colectores que traerán las aguas residuales desde los municipios que incluirá.

En cuanto a la forma de gestión, también parece que ayer se acordó que sea Emasa la que se encargue y pase a ser una sociedad intermunicipal gestionada por los cinco municipios. Todos están de acuerdo en es "la mejor opción", explicó el alcalde de Cártama, Jorge Gallardo (PSOE), que insistió en que habrá que determinar la participación de cada municipio.

Ahora el siguiente paso será que la Junta de Andalucía remita a los ayuntamientos la documentación sobre las opciones elegidas para su análisis, valoración y ratificación por escrito de la ubicación en los emplazamientos valorados. Las otras alternativas que se han planteado no han reunido el consenso técnico ni político, ya que implicaba construir la depuradora en Cártama sólo para este municipio y Alhaurín el Grande, Alhaurín de la Torre o en una parcela cerca de Mercamálaga en la capital.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios