Acusan a Urbanismo de ignorar una sentencia de paralización de obras

  • Los vecinos de La Victoria que denunciaron la invasión de un pasaje particular han logrado que la Justicia les dé la razón, pero no que la Gerencia haga cumplir el fallo

Las cuatro familias que residen en el Pasaje Obispo González García, en el barrio de La Victoria, han logrado que la Justicia falle a su favor y paralice las obras que se realizan en una vivienda cercana y que amenazan con invadir esta vía, que según consta en el Registro de la Propiedad es una "calle particular". Lo que no consiguen estos vecinos, según afirman, es que la Gerencia de Urbanismo haga cumplir el fallo judicial pese a sus múltiples peticiones a raíz de que los promotores de esos trabajos incumplieran la sentencia y retomaran la construcción.

Hasta tres fallos judiciales han dado la razón a los residentes en este pasaje peatonal que tiene su entrada por la calle Obispo González García tras denunciar en este mismo periódico, hace un año, el "atropello" que suponían las obras autorizadas por Urbanismo en una vivienda de la calle anexa. La reforma proyectada incluye abrir puertas y ventanas en el muro del pasaje y, más concretamente, sobre la escalera privada que da acceso a la vivienda de Amalia Roldán, una de las afectada.

Pero los tres mandatos judiciales -de diciembre de 2006, julio de 2007 y noviembre pasado- no han sido respetados. Las obras se han reanudado para indignación de los denunciantes, "impotentes" ante este incumplimiento y que acusan al Ayuntamiento de no atender sus requerimientos. "La Policía Local ha venido tres veces. Ellos hacen su informe y lo remiten a Urbanismo, pero no nos hacen ni caso. Aquí no ha venido ni un sólo inspector y les hemos avisado por activa y por pasiva", atestiguó Roldán, que estudia demandar también a la Gerencia por la supuesta dejadez en sus funciones de control urbanístico.

El concejal de Urbanismo del Consistorio, Manuel Díaz Guirado, indicó a este diario que durante la próxima semana se entrevistará con los vecinos para conocer con precisión su caso antes de tomar alguna decisión al respecto.

La sentencia del Juzgado de Instrucción número 3 de Málaga de 5 de julio no dejaba lugar a dudas al establecer que las obras denunciadas "menoscaban directamente el normal y constante derecho de la actora para acceder a su propiedad, causándole un perjuicio directo". De ahí que la titular de este jugado, Consuelo Fuentes, ratificara la paralización de la obra que ya había sido acordada en diciembre de 2006, tras comprobar in situ la veracidad de la denuncia. El incumplimiento de este fallo motivó la tercera y última vista, de noviembre pasado, en la que se condenó a los denunciados a una multa de 800 euros por "una falta de desobediencia a agentes de la autoridad" del artículo 634 del Código Penal. Pero este dictamen tampoco ha surtido efecto. Los trabajos siguen, por lo que el día 26 volverá a celebrarse un nuevo juicio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios