Acusan a una joven de encerrar a su madre y sólo darle una fruta al día

  • La imputada tiene 20 años · Su madre relató que sufría malos tratos y que temía seriamente por su vida

Una joven de 20 años ha sido denunciada en Málaga por supuestamente maltratar a su madre enferma, a la que encerraba en una habitación por épocas y que en estos periodos alimentaba con una pieza de fruta al día. La víctima presentó ayer la denuncia contra su hija, después de que los agentes tuviesen que intervenir la noche del miércoles en una reyerta entre la acusada y su novio. Se ha fijado juicio entre las partes.

Fuentes policiales señalaron que la situación de la denunciante, de 51 años de edad, y que padece una grave dolencia, se conoció el pasado miércoles. La Policía Local de Málaga recibió sobre las 23.50 una llamada en la que alertaba de que en la Avenida Molière había una pelea en la que una joven estaba agrediendo a un chico. Agentes de este Cuerpo se desplazaron al lugar pero no observaron nada. Tras una serie de indagaciones, supieron que los implicados residían en un edificio próximo y se dirigieron hacia él.

Los policías localizaron el piso donde vivía la chica y observaron que sus manos sangraban, además de mostrar durante todo el tiempo una actitud muy agresiva.

Los datos recogidos concluían que ésta había discutido acaloradamente con su novio en la vía pública, pero que no quería presentar denuncia, por lo que los agentes decidieron marcharse. No obstante, durante todo el tiempo que duró la entrevista, la madre de la joven mostraba una actitud sumisa, callada todo el rato y con la cabeza agachada, lo que despertó las sospechas de los policías y que los llevó a esperar en las cercanías a que se fuese su hija.

Éstos regresaron y se entrevistaron con la mujer, que les reconoció que tenía serios problemas con su hija y su pareja porque le quitaban el dinero. Pero el relato más cruento se escuchó cuando la denunciante se tranquilizó.

Según las citadas fuentes, explicó que habitualmente solía echar la llave de su habitación por temor a que su hija le pegase, pues en numerosas ocasiones ésta había entrado y le había propinado golpes por todo el cuerpo. También relató que, como consecuencia de la enfermedad que padece, debe tomar una fuerte medicación que la seda y que había mañanas que amanecía con múltiples moratones.

Los hechos relatados por la mujer adquirieron un cariz más grave cuando contó que su hija había llegado a tenerla durante temporadas encerrada en una habitación y casi sin comer, ya que únicamente le daba una pieza de fruta en todo el día.

Durante el tiempo que duró la entrevista, la mujer expresó su miedo porque apareciese su hija y hasta llegó a decir que temía que ésta y su pareja acabasen con su vida.

Los agentes le aconsejaron que denunciase lo sucedido para poder actuar con mayor rapidez, pero la víctima se negó en ese momento.

El primer paso para tratar de revertir la situación lo dio el jueves. Acompañada de un hermano acudió al Grupo de Escoltas, Menores y Atención ciudadana (Gemac) y ratificó lo que había relatado un día antes, pero no llegó a tramitar la denuncia. Esto se llevó a cabo en la mañana de ayer, aunque las citadas fuentes explicaron que suavizó los hechos, presuntamente por miedo a represalias, y se optó por no detener a la hija, pero sí imputarla. Se ha fijado fecha para juicio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios