Aena tendrá listo en agosto el estudio sobre la posible afección del kitesurf

  • La Asociación de Deportes Náuticos se ofrece a aportar toda la información que se requiera sobre la práctica de este deporte

A mediados o finales de agosto, Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (Aena) espera tener listo el estudio con el que pretende determinar si actividades deportivas como el kitesurf si supone o no una afección para la seguridad aérea dentro de la zona de servidumbre aeronáutica del aeropuerto de Málaga.

Es el compromiso al que el organismo dependiente del Ministerio de Fomento llegó con los representantes de la Asociación de Deportes Náuticos, que se reunieron ayer con responsables del aeródromo malagueño para conocer los motivos de la decisión de suspender de forma provisional la práctica de este deporte en el tramo de dominio público marítimo-terrestre comprendido entre la playa de Guadalmar y el límite con el término municipal de Torremolinos y que tiene una longitud de alrededor de un kilómetro a ambos lados de la alineación de la pista de vuelo.

Tres representantes de este colectivo, entre los que se encontraba el presidente y reconocido deportista malagueño de kitesurf a nivel mundial, Álvaro Onieva, aprovecharon para entregar a Aena varios informes firmados por pilotos y aficionados a esta práctica deportiva para tratar de demostrar que en ningún caso una cometa puede interferir en el tráfico aéreo ni en el radio de acción de los aviones al aterrizar.

La razón, explicó el tres veces campeón de España y campeón del mundo en 2013 en la categoría de estilo aéreo, entre otros muchos méritos deportivos, es que la extensión de las cometas "no sobrepasan ni mucho menos los 25 metros de altura y con el salto se pueden elevar como mucho otros cuatro o cinco metros, mientras que un avión en ese punto suele volar a unos 300 metros de altitud".

No obstante, la intención la asociación que representa a todas las escuelas de formación y aficionados a este deporte es facilitar a Aena toda la información y documentación que requiera para elaborar el estudio y "para que podamos volver a recuperar la playa lo antes posible", confió el deportista malagueño.

De hecho, este fin de semana está prevista la grabación de un vídeo en Tarifa sobre cómo funcionan las cometas que se usan en el kitesurf y explicar que no existe riesgo de que vuele a por si misma a mucha altura en el caso de que se suelte.

A pesar de estar en plena campaña de verano y de los perjuicios económicos que va a acarrear la suspensión, Onieva insistió en que "tenemos que tener paciencia porque por temas de seguridad hay que hacerlo", pero se mostró convencido en que finalmente habrá una solución porque "es un deporte que se lleva practicando muchos años en esa zona de Málaga sin que nunca haya habido ningún tipo de problema".

La decisión de Aena responde a la última reforma de Real Decreto de Navegación y Seguridad Aérea 297/2013, de 26 de abril, donde se establece una servidumbre de limitación de actividades deportivas como ésta. A la espera de que Aena realice el estudio que determinará si el kitesurf provoca o no algún tipo de afección en las servidumbres aeronáuticas de este aeródromo, el Ayuntamiento de Málaga ha colocado dos carteles en la playa de Guadalmar para informar de que la autorización para la práctica de este deporte queda suspendida provisionalmente.

Unos 800 aficionados al kitesurf se suelen dar cita en esa playa los días de viento favorable para su práctica y hay seis escuelas de formación que utilizan la zona para las prácticas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios