Alba asegura que el fallo demuestra que la operación fue "un montaje con móvil político"

El ex alcalde de Alcaucín José Manuel Martín Alba afirmó ayer, tras conocer la sentencia del caso Arcos sobre la corrupción urbanística en este municipio, que el fallo de la Audiencia de Málaga demuestra que "esta operación fue un montaje con un móvil político". En declaraciones a Efe, Martín Alba ha asegurado que esta sentencia, "con penas mínimas", era la que él intuía, después de que durante el juicio pudiera "desmontar" muchas de las acusaciones contra él, y ha anunciado que la recurrirá, puesto que no comparte haber incurrido en un delito de falsedad.En cuanto a la prevaricación urbanística, dijo que, como otros muchos alcaldes, ha otorgado licencias, pero nunca a sabiendas de que era algo ilegal, y con la circunstancia de que no había técnicos en la materia que le asesoraran. Recordó que el Supremo anuló el pasado febrero otra sentencia de la Audiencia de Málaga que lo condenaba a ocho años y medio de inhabilitación especial para empleo o cargo público por un delito continuado de prevaricación urbanística, y se apoyará en esta resolución para su recurso. Martín Alba, que dejó el PSOE tras su detención por la Guardia Civil en febrero de 2009, declaró que este asunto se debería haber abordado desde el punto de vista administrativo, "pero nunca el penal". La prueba para el exalcalde es que, en un principio, la Fiscalía pidió para él 226 años de prisión y 700 de inhabilitación, una petición que calificó de "barbaridad", que a la conclusión del juicio se quedó en doce años de prisión y que finalmente, el tribunal ha dejado en diecisiete meses de cárcel. Además, hizo hincapié en que las penas impuestas han sido "mínimas" y que muchos de los acusados han sido absueltos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios