Alertan del fraude de aseguradoras británicas al sistema sanitario

  • Cobran seguros de asistencia de viaje que no prestan porque en caso de urgencia derivan a los turistas a la sanidad pública

Turistas miran un panel de información, en una imagen de archivo. Turistas miran un panel de información, en una imagen de archivo.

Turistas miran un panel de información, en una imagen de archivo.

Las clínicas privadas han dado la voz de alerta: hay aseguradoras británicas que están cometiendo un fraude con sus clientes y con el sistema sanitario español ya que les cobran un seguro de asistencia en viaje que no prestan porque en caso de necesitar atención urgente no se la cubre y son derivados a la sanidad pública. La práctica cada vez está más extendida, afecta a los hospitales públicos de las zonas turísticas y procede de compañías del Reino Unido.

Para el presidente en Málaga de la Alianza de la Sanidad Privada Española (Aspe), Jesús Burgos, se trata de un "fraude" hacia el consumidor porque "están cobrando un servicio que no van a dar" y para el sistema sanitario porque le cargan finalmente la asistencia.

Las clínicas privadas hacen gestiones con la embajada y con touroperadores

La Aspe lanzó ayer la advertencia en un comunicado. "Queremos denunciar una situación que ocurre cada vez más y está afectando a muchos ciudadanos del Reino Unido y a nuestro sistema de salud. Algunas compañías aseguradoras británicas están comercializando pólizas de seguros de asistencia en viaje que no cubren los gastos sanitarios en centros privados", apuntó. Según precisó la Aspe, esos turistas viajan con un seguro que solo les cubre la atención en la sanidad pública, asistencia a la que ya tienen derecho por ser ciudadanos de la Unión Europea, con la sola tramitación de la tarjeta sanitaria comunitaria.

La asociación considera que los usuarios están padeciendo "una situación evidente de abuso" dado que al contratar la póliza no se les facilita información clara acerca de las coberturas y "muchos viajan pensando que, como han pagado un seguro, tienen derecho a asistencia sanitaria privada".

Para la Aspe, el asunto es "especialmente preocupante en estas fechas" por la importante cifra de británicos que veranean en España, "ya que se está incrementando el colapso de las urgencias de hospitales públicos en zonas turísticas, que se ven sometidos a una presión asistencial adicional". Burgos precisó que la asociación está haciendo gestiones con la Embajada del Reino Unido en España y con touroperadores británicos "para atajar este fraude".

Según la Aspe, cuando un asegurado contacta con su compañía porque necesita atención se le envía a un hospital público: "Lo más preocupante es que alguna de estas empresas utilizan argumentos falsos y muy dañinos para el sector privado, como que la sanidad privada no está capacitada, que no serán correctamente atendidos o que los profesionales no tienen formación con el claro objetivo de confundir y alarmar al asegurado y causando un grave perjuicio a la imagen de la sanidad privada". En caso de que el paciente acuda directamente a un centro privado, es allí donde descubre que su póliza no es válida. Entonces, "tienen que elegir entre marcharse del centro o hacer frente a los costes de su atención. En muchas ocasiones, los pacientes presentan situaciones de urgencia y el centro tiene la obligación de atenderles aunque luego su seguro no les cubra". Por lo tanto, "si el paciente acude a la sanidad pública española será el sistema público inglés el que asuma el coste y si acude a la sanidad privada será el paciente o el propio hospital privado el que corra con los gastos, con lo que la aseguradora no paga por la atención sanitaria que reciben los pacientes", advierte la Aspe.

Para la asociación, más allá de lo económico, se pone en juego la salud de muchas personas que tardan más tiempo en ser atendidas. La Aspe es la patronal de la sanidad privada y agrupa a más del 75% de los centros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios