El alcalde de Alhaurín el Grande recurrirá la sentencia ante el Supremo

  • Respaldado por todos sus ediles, dice que, aunque se ha planteado dimitir, no lo hará por "una cuestión de honor mía y de mi pueblo"

Comentarios 1

El alcalde de Alhaurín el Grande, Juan Martín Serón (PP), ha calificado la sentencia de la Audiencia Provincial por el caso Troya, que le condena a él y a su concejal de Urbanismo, Gregorio Guerra, a un año de suspensión de empleo o cargo público y a sendas multas de 200.000 euros, de "injusta, desproporcionada, carente del rigor necesario y muy corporativista". Por ello, ha anunciado que la recurrirá ante el Tribunal Supremo, donde confía en que "sin pruebas no nos condenen". 

"Defendemos nuestra total inocencia, los hechos nos dan la razón, no hay trama de corrupción", ha expuesto Martín Serón, precisando que "no estamos conformes en absoluto en lo esencial de la sentencia", ha manifestado "con todo respeto", en relación con el testimonio del empresario José Burgos Leiva, conocido como El Perola, principal testigo en este caso de corrupción urbanística. De hecho, ha dicho de él que es "un mal vecino, un delincuente probado, que ha estado tres años en la cárcel por obstrucción a la justicia". 

Martín Serón, que ha comparecido este jueves ante los medios respaldado por todos los concejales de su equipo de gobierno, ha indicado que no dimitirá de su cargo y ha afirmado que esperaba "una absolución total, acompañada de una reprimenda a la Policía y a la Fiscalía por sus actuaciones", agregando que "la Justicia habría ganado mucho en credibilidad con la valentía de una absolución total". 

En su opinión, ha prevalecido "la presunción de culpabilidad de la Fiscalía en lugar de la presunción de inocencia de los abogados" y "eso no es bueno ni para la democracia ni para el Estado de Derecho ni para la justicia". "Se ha hecho una sentencia muy corporativista, ha insistido, para que no caiga en descrédito la Fiscalía Anticorrupción". 

Asimismo, Martín Serón, que ha lamentado la "indefensión" sufrida en estos cinco años porque "no había soporte ninguno para nuestra detención ni para la de los empresarios ni para haber registrado mi casa ni la del concejal ni el Ayuntamiento ni la asesoría de mi mujer", ha considerado que ha habido "una unanimidad forzada" en la sentencia porque "no creo que los tres magistrados estuvieran de acuerdo y lleguen a la conclusión de que nosotros somos corruptos porque El Perola lo ha dicho". Por ello, ha mostrado su "indignación total". 

Para el alcalde 'popular', en esta sentencia del caso 'Troya' ha podido pesar también el querer dar ejemplo hacia los políticos, teniendo en cuenta "el caos de corrupción por todo el país" que hay en la actualidad. 

Sobre los ingresos no demostrados a los que se alude, ha argumentado que "tampoco nos han dejado demostrarlos; no se nos dejó presentar el informe de un auditor". Además, ha añadido que "la Agencia Tributaria no ha iniciado ningún expediente hacia nosotros" por lo que "no habrá visto ningún indicio de ilegalidad". 

Ha reconocido que, tras conocer la sentencia este pasado miércoles, contempló la posibilidad de dimitir, "una reflexión que sigo teniendo sobre la mesa", siempre con el objetivo de no dañar la imagen del pueblo, pero no lo hará porque así se lo han pedido los miembros de su equipo de gobierno, que le transmitieron que "si yo me iba, se iban todos". 

"Irme sería de cobarde, darle la razón a El Perola, y hay que seguir defendiendo la presunción de inocencia a capa y espada", ha señalado, porque no hacerlo supondría "decepcionar a mi pueblo", que le dio la mayoría absoluta en las pasadas elecciones municipales. "Para mí hubiera sido lo más cómodo irme a mi profesión", pero no lo hará, ha subrayado, "por una cuestión de honor mía y de todo mi pueblo". 

También ha agradecido el apoyo del partido a nivel local, comarcal y provincial, y ha querido dejar claro que por estar imputado en un caso no hay que abandonar la vida política porque hacerlo "sería acabar con el Estado de Derecho y con la democracia", añadiendo que "las personas deben irse en función de lo que hayan hecho y los partidos deben pedir la dimisión en función de cada caso". 

Eso sí, Martín Serón ha afirmado que "si uno solo de mis concejales o una buena persona de mi pueblo me pidiera que me fuera, me iría", como también si se lo demandaran desde la dirección provincial o regional del Partido Popular. 

Preguntado por si dimitiría si el Tribunal Supremo confirmara la sentencia condenatoria, el alcalde alhaurino ha asegurado que sí lo haría, aunque la suspensión de empleo no obligue a ello: "tendría que dejar el cargo un año, pero podría volver después". Sin embargo, "me iría definitivamente", ha apostillado. 

El regidor 'popular' ha dicho tener la conciencia "muy tranquila" y ha subrayado que "este macrocaso de corrupción" en la provincia ha acabado siendo "el caso de El Perola" porque "no hay ni una sola prueba en la sentencia para condenarme, solamente la del testigo que dice que Gregorio Guerra le pedía dinero". 

Más aún, ha instado a los presentes a "tener mucho cuidado con lo que hablan por teléfono, tengan mucho cuidado con la Policía, con la Fiscalía, con el PSOE y con las sentencias judiciales porque cualquier conversación coloquial podrá ser utilizada en su contra". "Este calvario por el que estamos pasando nosotros le puede pasar a cualquiera", ha advertido. 

En este punto, el alcalde ha hecho hincapié en "todo el daño" con este caso. "Hay una parte que queda ensombrecida, que es todo el daño hecho", ha lamentado, sobre todo cuando "al final esto se ha quedado en la palabra del concejal contra la palabra de El Perola". 

Según Martín Serón, todo esto frente a "10 años de servicio público, de trabajar honradamente y de una gran gestión", agregando que "somos gente inocente y, además, gente ejemplar en la función pública y en la administración de lo público". 

Durante esta rueda de prensa, tras un pleno municipal en el que la oposición ha pedido la dimisión de Martín Serón, ha comparecido también la secretaria local del PP y portavoz en el Ayuntamiento, Antonia Ledesma, quien, al igual que el alcalde, ha dicho no compartir "en absoluto" esta sentencia por parecerle "muy injusta, basada en indicios", y que "no ha sido lo suficientemente valiente para hacer justicia". 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios