La mujer de Alhaurín pudo morir ahogada después de ser atacada

  • El hallazgo de agua en los pulmones revela que estaba con vida cuando cayó o fue arrojada a la piscina · El primer ataque se pudo producir en la entrada de la finca

La mujer cuyo cuerpo sin vida y con evidentes signos de violencia fue encontrado el miércoles en la piscina de su finca de Alhaurín de la Torre pudo morir ahogada tras ser atacada. Una hipótesis que se fundamenta en el hallazgo de agua en sus pulmones que revelaría que la víctima aún respiraba cuando cayó o fue arrojada al agua. No obstante, esto no implica que los golpes y la herida incisa que presentaba también hubiesen desencadenado el fatal desenlace, pues presentaba un fuerte impacto en el rostro y en la escena del crimen se hallaron al menos dos rastros sanguíneos, uno de ellos en el borde de la pileta.

Fuentes cercanas a la investigación señalaron que durante el examen forense que se practicó al cadáver de Lucía G.P. la mañana del jueves se detectó agua en los pulmones. Esta presencia únicamente es posible en los casos de muerte por ahogamiento en los que el líquido se introduce en el sistema respiratorio cuando la víctima trata de respirar estando en inmersión, por lo que reflejaría que la mujer estaba con vida cuando cayó o fue arrojada a la piscina.

Las citadas fuentes manifestaron que esto no implica que no se trate de un homicidio, pues todo apunta a que pudo perder el conocimiento o encontrarse aturdida por el ataque que sufrió previamente.

Hay que recordar que durante la inspección ocular que se realizó en la finca se hallaron junto a la puerta de entrada una bolsa con fruta, las llaves de la vivienda, el monedero y el bolso abiertos y un pequeño hilo de sangre en el camino que conduce a la piscina. Una vez en este punto, en el bordillo de la misma, también había un pequeño charco sanguíneo. Además, el cuerpo presentaba diversos golpes y al menos una herida de arma blanca.

Las fuentes consultadas explicaron que, aunque inicialmente los focos de la investigación se centraron en la ex pareja de la mujer -que había sido denunciado por amenazas-, en la actualidad no se descarta ninguna línea de trabajo. Éstas sí precisaron que probablemente la resolución del caso no sea inmediata, ya que hay que analizar diversas pruebas e indagar en el entorno de todos los actores.

El cadáver de la mujer, de algo más de 40 años, fue encontrado en la tarde del miércoles en la piscina de su chalé, situado en una zona rural del municipio de Alhaurín de la Torre conocida como Arroyo Gragea, y presentaba signos de violencia, entre los que destaca un fuerte golpe en la boca y otros en diversas partes del cuerpo.

La profesora de una hija de la fallecida fue la primera que se percató de su ausencia, al no presentarse en el colegio para recoger a la niña, y alertó a una vecina de la víctima, que se acercó hasta el chalé y comprobó que se encontraba cerrado.

La Policía Local fue avisada sobre las 19:00 y al acceder a la vivienda encontró el cadáver de la mujer con signos de violencia en el interior de la piscina y rastros de sangre en el jardín, por lo que procedió a acordonar la zona y dar aviso a la Guardia Civil, que desplazó hasta el chalé a un equipo de la Policía Judicial para investigar los hechos.

En torno a la medianoche la autoridad judicial procedió al levantamiento del cadáver.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios