Medio ambiente | El decreto de sequía deberá ser modificado

Alivio en el campo y en la Costa al suavizarse el decreto de sequía

  • Las precipitaciones de la última semana dejan 56 hectómetros en los pantanos

  • Los aportes garantizan un verano sin cortes

  • La Viñuela sube sus reservas

Un rebaño de ovejas pastando en un prado de la serranía de Ronda. Un rebaño de ovejas pastando en un prado de la serranía de Ronda.

Un rebaño de ovejas pastando en un prado de la serranía de Ronda. / Javier Flores

Las lluvias de la última semana, que han logrado aumentar por vez primera en muchos meses el nivel de los embalses de Málaga, han supuesto un alivio para el campo malagueño y para el sector turístico de la Costa del Sol, que temía las restricciones en plena temporada turística. De momento, el agua que han dejado los sucesivos frentes en sólo siete días va a tener una consecuencia directa sobre el decreto de sequía que prepara la Junta y que se va a ver "suavizado" tanto en las restricciones sobre el abastecimiento como en el regadío.

El delegado de Medio Ambiente de la Junta, Adolfo Moreno, aseguró ayer que las últimas lluvias van a hacer cambiar las previsiones que contemplaba el decreto -un documento prometido para enero y que no estará previsiblemente hasta abril- de forma que "ya no habrá peligro" de restricciones en el suministro para los municipios del litoral occidental, un escenario que se planteaba en caso de persistir la ausencia de lluvias. El embalse de la Concepción, que abastece al litoral hasta Benalmádena, está al 73 por ciento de su capacidad tras los aportes de estos días y además la Junta contempla pequeños trasvases desde los sistemas del Guadalhorce y Cádiz para asegurar nuevos aportes en caso necesario.

Para los empresarios del sector turístico, las restricciones de agua iban a ser "inevitables" durante el verano, con la gran afluencia de turistas en la Costa y siempre que se mantuviera la falta de lluvias. El presidente de Aehcos, Luis Callejón, reclamó ayer la puesta en marcha de la desaladora de Marbella para evitar problemas de suministro así como un protocolo de actuación con la administración para saber "hasta donde podemos llegar" los empresarios en caso de que se repita la situación de sequía.

Los alcaldes de la Costa también valoraron positivamente las lluvias acaecidas en los últimos días. "Es necesario y esperamos que las precipitaciones continúen de forma moderada para que las reservas sigan creciendo, para evitar medidas restrictivas a causa de la sequía. Por tanto, estamos satisfechos y deseamos que las lluvias sigan, pero sin causar perjuicios. El agua es un bien escaso y todos debemos cuidarlo, controlando al máximo el consumo y evitando el despilfarro", comentó la alcaldesa de Fuengirola, Ana Mula. En la misma línea se manifestó, el regidor mijeño, Juan Carlos Maldonado, quien señaló que "las lluvias de estos días están ayudando a paliar la previsible sequía del verano en nuestra provincia. Aún así hay que ser previsores y cuidar este bien tan preciado y gestionar correctamente nuestros recursos". En este sentido, recordó que en Mijas se ha planteado recientemente una inversión de siete millones de euros en infraestructuras hidráulicas que garanticen a futuro el abastecimiento, sobre todo, en el Pueblo. Por su parte, el alcalde de Torremolinos, José Ortiz, destacó que la situación era preocupante en el sector turístico, sobre todo tras el anuncio del decreto de sequía ya que "si limitábamos este recurso podía verse dañada la imagen y la calidad de los servicios que se ofrecen a los turistas". "Nos hacía falta incrementar el agua de los pantanos y estas lluvias eran fundamentales de cara al verano para la costa teniendo cuenta el incremento de población en estas fechas", agregó.

Las precipitaciones han llenado los pantanos, que han ganado en la última semana 56,25 hectómetros cúbicos, pero sobre todo han regado los cultivos. Las asociaciones agrícolas y ganaderas se mostraron ayer optimistas. "Esto ha venido fenomenal para todas las plantaciones", desde el cereal, los aguacates o el olivo, aseguró Francisco Moscoso, de la Unión de Pequeños Agricultores. Moscoso apuntó que las lluvias no deben hacer olvidar las obras necesarias para evitar problemas en un futuro. También Benjamín Faulí, de Asaja, cree que es preciso "ser fríos, porque aunque esto es una bendición, aún debe llover mucho porque estamos en unas cotas muy bajas". Faulí reclamó inversiones y un pacto entre los gobiernos para hacer las obras que necesita la provincia. "El turismo y la agricultura lo único que necesitan es agua" añadió.

Especialmente significativo ha sido el aumento del agua embalsada en La Viñuela, el pantano que presentaba una situación más crítica, después de varios meses por debajo del 25% de sus reservas. El viernes pasado, este pantano había ganado 3 hectómetros cúbicos y ayer lunes la ganancia fue de casi 14 hectómetros. Ello implica una garantía en el consumo de la población a la que suministra durante un año. Otra de las consecuencias que tendrán las lluvias sobre el decreto de sequía será el que afecte a la reducción del agua destinada para el riego desde la Viñuela. Moreno reconoció ayer que las limitaciones que se aplican desde diciembre se pueden "suavizar".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios