Amantes de la cultura urbana

Atrás quedaron los prejuicios. Los amantes de la cultura urbana y de los deportes sobre ruedas pudieron, este fin de semana, expresar libremente su pasión por el grafiti y la adrenalina. La plaza de La Marina fue el escenario perfecto para demostrar habilidades y compartir trucos e impresiones sobre esta tribu urbana.

La empresa de telefonía Movistar fue la encargada de convertir La Marina en un auténtico skate-park, dotándola de estructuras sofisticadas para la práctica de estos deportes. El halfpipe, único en España y capaz de conseguir con su estructura en forma de U una altura de 4 metros para los más osados, era el mayor reclamo entre los jóvenes. Varias rampas, barandillas, paredes para los grafiteros y pequeños módulos para la modalidad más curiosa, el fingerskate, completaban la oferta del Movistar Street Tour. El año pasado este evento estuvo dedicado al surf, otro de los deportes menos convecionales que ahora triunfan entre los jóvenes .

El lugar registró una gran afluencia durante todo el fin de semana. A la posibilidad de realizar estos deportes había que sumar, además, el buen ambiente, la música y las clases magistrales impartidas por profesionales en la materia venidos desde diferentes puntos de España.

Cada vez son más jóvenes los que se inician el monopatín y la bicicleta. El padre de César, de 9 años, lo mira mientras practica BMX en una de las rampas. "Hace un año que mi hijo hace este deporte. Lo vio por la tele y le fascinó. Le compramos una bicicleta para que lo intentara y le encanta . A mí me da un poco de reparo pero, si le gusta, cuenta con mi apoyo", comentaba mientras le prestaba gran atención al pequeño.

Cinco minutos, dos botes de pintura y altas dosis de imaginación fueron los ingredientes del concurso de Flash Graffiti. Juani Gómez, Spega, es un consagrado experto en la materia del spray. Con sólo 13 años era ya un amante de la pintura y, a través de la redes sociales, conoció a un grupo de chicos que lo sumergieron en el mundo urbano. Ahora, con 17 años, hace trabajos para empresas y disfruta creando su propio arte, desenfadado y revolucionario.

"En eventos como este lo que queremos es hacer en público y con total libertad algo que tradicionalmente permanece en la ilegalidad. Aquí les damos una pared y que cada uno se exprese como quiera", comenta Miguel Calderón, coordinador del evento. "Lo que pretendemos es promover el deporte, fomentar una buena forma de ocio", añade Calderón.

El caso del malagueño Iván Parra, de 15 años, es un ejemplo de formalidad ya que, incluso, ha creado su propia marca de productos de fingerskate. "Hace un año me empecé a interesar en el colegio por el fingerskate. Me lo fui tomando muy en serio y envié algún que otro vídeo a varias marcas. Una de ellas me cogió y ahora me dedico profesionalmente a ello. Formo parte de un equipo que trabaja en Portugal, Granada y Madrid. En septiembre comienzo un tour por Andalucía y recorremos también varias ciudades españolas", declara Parra. El joven también se atreve con el skate, a escala real, pero en estos momentos se encuentra lesionado.

David León, Javi Hidalgo y Alberto Padilla, tres jóvenes de 15 años, disfrutan haciendo rodar entre sus dedos la pequeña tabla. "Podemos hacer los mismo trucos que los skaters. Pero nosotros tenemos más ventajas: lo hacemos desde nuestra casa y sin ningún tipo de riesgo. Es mucho más cómodo", bromean sin dejar de hacer malabarismos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios