Analizan cómo mejorar la retirada de la cera de la calle tras el paso de los desfiles

  • Las cofradías apuntan que el sistema empleado mancha los bajos de las túnicas

Un operario limpia la acera, en una imagen de archivo. Un operario limpia la acera, en una imagen de archivo.

Un operario limpia la acera, en una imagen de archivo. / M. H.

El Ayuntamiento de Málaga y la Agrupación de Cofradías estudiarán en las próximas horas el método más eficaz para eliminar la cera que se acumula en las calles tras el paso de los desfiles procesionales, sin que ello entorpezca el desarrollo normal de las procesiones. La Agrupación de Cofradías tiene sus dudas de que el método empleado este año sea el correcto, ya que tras los primeros desfiles del Domingo de Ramos las túnicas de algunos hombres de trono se vieron afectadas por el líquido vertido al paso de las cofradías para evitar que la cera se adhiera y acumule en el suelo.

El concejal de Medio Ambiente, Raúl Jiménez, reconoció ayer en declaraciones a la Ser que aún debe concretarse el método más eficaz que se empleará este año, si el utilizado el año pasado, que consistía en aplicar un líquido "más fuerte" para evitar la adherencia o uno más suave, como el que asegura que se aplicó durante la primera jornada de esta Semana Santa.

Jiménez reconoció que durante las procesiones de ayer se iba a realizar "un seguimiento" para comprobar si el sistema de tratamiento "espatulado" de este año era eficaz con la limpieza de la cera y al mismo tiempo no afectaba a las túnicas de los nazarenos.

El vicepresidente de la Asociación de Cofradías, José Carlos Garín, recordó que el Ayuntamiento les había prometido para la actual Semana Santa un "líquido diferente" después de descartar el del pasado año. Garín aseguró que aún es pronto para valorar si el que aplica la empresa de limpieza está teniendo repercusiones en las túnicas. "No sé aún si se manchan o no, veremos lo que pasa".

El problema de la cera acumulada en el suelo ya se abordó el pasado año, cuando se inició un nuevo sistema que consistía en verter un líquido que impedía la adherencia de la cera en el suelo, y facilitaba su eliminación. Los operarios se situaron unos metros por delante de la cruz guía e iban depositando el líquido antes del paso de los nazarenos. El sistema permitió la eliminación de la cera al completo con un simple baldeo normal y sin aplicar nuevos productos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios