Analizarán cómo influye la vida de los barrios de la capital en la salud

  • El objetivo es extraer conclusiones que sirvan para el diseño de futuros planeamientos

Cómo son las viviendas y los edificios donde vive la gente, los servicios públicos que tienen al alcance, la intensidad del tráfico que soportan, la cercanía de zonas verdes, la presencia de familia y amigos en el barrio, o el nivel de seguridad de su entorno. Todo eso condiciona la salud tanto física como mental de las personas y por primera vez el Observatorio de Salud y Medio Ambiente, dependiente de la Junta de Andalucía, analizará al detalle cómo son los barrios de Málaga capital, además de sevilla y Granada, para determinar cuál es su incidencia real y poder reducir esos efectos en futuros planeamientos urbanísticos.

En apenas unas semanas comenzará el trabajo de campo de este ambicioso proyecto de investigación con el que se pretende conocer las condiciones de las viviendas y su entorno construido, y ver cuál es su asociación con la salud de residentes en los núcleos urbanos de la comunidad. Para ello, se han seleccionado tres capitales de provincia y sus respectivas áreas metropolitanas por ser núcleos de tamaños y con formas urbanas y climas diferentes, y representar a gran parte de la comunidad.

El director del Observatorio de Salud y Medio Ambiente en Andalucía, Antonio Daponte, explicó a este periódico que se ha buscado "representación de los grupos de población y suelo para muestrear todos los barrios", pero advirtió que en este estudio "no queremos estudiar lugares sino personas".

Es decir, saber cómo es el entorno en el cual viven, trabajan o se recrean cotidianamente y determinar cómo influyen en su salud. Las variables por las que se preguntará a la muestra de población seleccionada incluirán el tipo de vivienda, los sentimientos de pertenencia al barrio, el flujo de tráfico, la existencia de espacios verdes y zonas recreativas, la disponibilidad y calidad de las aceras y zonas peatonales en cuanto a su capacidad para ser usadas para caminar y mantener relaciones sociales, la oferta de tiendas y comercios, la limpieza, la seguridad, la densidad de población o la proximidad a focos contaminantes, entre otras muchas.

Los resultados de este proyecto de investigación proporcionarán información clave para diseñar estrategias y actuaciones específicas destinadas a propiciar entornos urbanos que faciliten la elección de conductas y modos de vida saludables que protejan la salud. De hecho, Daponte aseguró que el proyecto se enmarca dentro de la Ley de Salud Pública de Andaluza que introduce como obligación la evaluación del impacto en salud de los nuevos desarrollos urbanos para minimizar sus efectos. "Los desarrollos urbanísticos duran décadas y hay que prever los posibles daños a las personas para no tener enmendarlos después", señaló.

Las encuestas que se realizarán a los residentes, que en el caso de Málaga capital serán representativos de todos los barrios, serán analizadas y las conclusiones hechas públicas a finales de año.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios