Anular el acuerdo de Moneo podría costar al Ayuntamiento 15 millones

  • Es el valor de expropiación del suelo, que podría exigir Braser si Urbanismo optase por denunciar el convenio, como pide la oposición

Los últimos datos dados a conocer por los responsables de la Gerencia de Urbanismo ponen en cuestión la posible anulación del convenio para la construcción del hotel diseñado por Rafael Moneo en Hoyo de Esparteros. Frente a la reclamación a priori unánime de los grupos de la oposición municipal, que piden romper este acuerdo urbanístico ante el impago por parte de la promotora de los 4,8 millones de euros a los que está obligada, el concejal de Ordenación del Territorio, Francisco Pomares, explicó ayer a este periódico que tal acción podría obligar al Consistorio a un importante desembolso económico de entre 15 y 16 millones de euros.

La suma se corresponde con el valor actual de los terrenos incluidos en el proyecto, señaló el edil del PP. En el supuesto de ir adelante con la anulación del convenio, Pomares precisó que el propietario podría demandar al Ayuntamiento la expropiación de los citados terrenos "en el plazo de un año". "Desde el punto de vista jurídico factible es todo, pero anular el convenio obligaría a expropiar el solar; una cosa es que sea él el que renuncie y otra que sea el Ayuntamiento el que lo pida", añadió. Estas son al menos las conclusiones de los análisis jurídicos que viene realizando Urbanismo en los últimos meses. "Si denunciamos el convenio nos puede pedir la expropiación y se trata de una calificación hotelera, que vale su dinero", incidió.

Por ello, de momento el camino adoptado por el Consistorio es el de iniciar la vía ejecutiva para lograr el cobro de los 4,8 millones de euros a los que se comprometió Braser, que acumula cinco meses de retraso en el cumplimiento de esta obligación. Los responsables de la empresa mantienen la existencia de negociaciones avanzadas con una firma madrileña, que podría incluso pasar a formar parte del capital de la sociedad promotora, para completar la financiación. La operación en su globalidad ronda los 40 millones.

La posición del equipo de gobierno del PP contrasta con la que ayer expresaron varios de los grupos de la oposición. El primero en dar un paso solicitando la anulación del acuerdo fue Málaga para la Gente, al punto de que su portavoz, Eduardo Zorrilla, anunció la presentación de una moción al próximo Pleno exigiendo la resolución del convenio, medida con la que, además "salvar La Mundial y la calle Pasillo de Atocha".

En esta misma línea, el portavoz de Ciudadanos, Juan Cassá, abogó por dar marcha atrás en el proyecto ante el incumplimiento de la promotora, y defendió la posibilidad de mantener en pie La Mundial, aunque ello conlleve la anulación del proyecto hotelero. "Es una iniciativa que lleva demasiados años en el limbo", dijo. "En contra de las tesis del equipo de gobierno, partidario de iniciar la vía ejecutiva, continuar con el asunto hasta septiembre y seguir dándole oportunidades a la promotora, Ciudadanos quiere evitar a toda costa un nuevo caso de proyecto que se dilate en la ciudad", defendieron. "Somos proclives a que La Mundial pueda continuar", añadió Cassá.

Por su parte, Ysabel Torralbo, de Málaga Ahora, admitió que se trata de un asunto "complejo", si bien cuestionó que el apremio ahora materializado a Braser no fuese efectuado meses antes. "Hay que ver todo el proceso y si romper el convenio permitiría volver atrás en la situación que provocó la modificación de las alturas", explicó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios