Aparecen las primeras concentraciones de polen para los alérgicos en la provincia

  • Expertos advierten de que si llueve hasta primavera este año podría haber altos niveles de herbáceas

Aún falta un mes y medio para la primavera, pero las personas con problemas de alergia a los pólenes ya deberían empezar a ir tomando precauciones. Las primeras concentraciones de polen de las especies invernales ya empiezan a subir y, si vuelve a llover en los próximos meses, todo apunta a que este año los niveles de las plantas herbáceas serán superiores. Las lluvias caídas durante el otoño y lo que va de invierno han sido lo suficientemente abundantes, explicó la profesora de Biología Vegetal de la Universidad de Málaga (UMA) María del Mar Trigo, como para que "la vegetación se desarrolle bien este año". Eso ha hecho que ya haya densa vegetación herbácea, a pesar de que las temperaturas están siendo bajas.

Lo que determinará que las concentraciones de polen de estas plantas, como las gramíneas que afecta al 80% de las personas con alergia en la provincia de Málaga junto a los olivos, será lo que llueva de aquí a abril. La explicación, según la experta, es que al tratarse de una planta su cantidad y crecimiento está relacionado con la cantidad de agua que caiga hasta entonces.

Independientemente de las lluvias y de las temperaturas, sí está previsto que en las próximas dos semanas se produzca el primer boom polínico del año y, al menos, hasta marzo la población sensible a este tipo de pólenes invernales deberán tomar precauciones para minimizar los estragos de las alergias. Los peor parados serán los alérgicos a especies como el ciprés y las parietarias.

Aunque las concentraciones no son muy altas en estos momentos, Trigo advirtió que si subirán en las próximas dos semanas hasta alcanzar su mayor pico a final de mes. Después le tocará el turno al plátano de sombra, un árbol frecuente en algunas zonas de la capital malagueña, como el Paseo de los Curas, y que produce grandes cantidades de polen. Pero será en abril cuando la mayor parte de las especies más alergógenas alcanzarán las mayores concentraciones de polen, y que en el caso del olivo y las gramíneas se pueden mantener en niveles más o menos altos hasta junio.

Sin embargo, que llueva o no de aquí a la primavera no le va a afectar mucho a las plantas leñosas como el olivo debido a que tiene más resistencia frente a la sequía y el número de ejemplares no se incrementa con las lluvias, como sucede con las hierbas. Las bajas temperaturas de estas semanas podrían retrasar ligeramente la floración de muchas especies. Sin embargo, la profesora de la UMA aseguró que en cuanto suban las temperaturas el desarrollo de las plantas se retomará con normalidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios