Aprender en formato digital

  • Una veintena de institutos tienen implantado el libro digital al menos en una asignatura Docentes y alumnos ven las ventajas de este tipo de material didáctico pero no consideran que vaya a desbancar al papel El principal problema, las incidencias técnicas con los ordenadores

Los ordenadores entraron en clase para quedarse hace más de una década. El IES Torre del Prado, en Campanillas, es centro TIC desde 2003 y en su camino de introducir en el aula herramientas digitales para favorecer el aprendizaje ya no hay vuelta atrás. Pero no sólo se trata de utilizar el portátil o la tableta como apoyo al clásico libro de texto en papel, sino de dar un paso más. En este instituto dos materias se imparten a través del libro digital, Tecnología y Música en primero y segundo de Secundaria. En la provincia, una veintena de institutos tienen implantado el libro digital al menos en una asignatura. Las ventajas son muchas, aunque los docentes no crean que lo digital vaya a desbancar al papel a corto plazo. El principal inconveniente, los fallos técnicos de los equipos.

"Lo bueno que tienen los libros digitales es el acceso desde cualquier lugar", dice Alfonso Balsera, director del Torre del Prado. También señala, a modo de ejemplo, que en asignaturas como Tecnología no es lo mismo comprender el funcionamiento de una máquina con un vídeo que con una fotografía en la página de un libro. "Aún es lenta la incorporación plena de lo digital a la vida diaria, incluida la vida escolar, pero ya vemos el presente en el libro digital, a pesar de que hay que pulir ciertos aspectos para poder utilizar a pleno rendimiento estas herramientas", agrega Balsera.

Según considera el director del IES Torre del Prado, el centro está bastante bien adaptado y tienen un ancho de banda suficiente para utilizar libro digital, "pero no todos los alumnos disponen de ordenador en casa y los que se repartieron entre los escolares cuando se estropean no se arreglan ni se reponen como cabría esperar, y lo van dejando aparcado". Por eso, se sigue utilizando libro de texto. "Los problemas radican en el uso fuera del centro", añade.

El aprendizaje de idiomas también tiene un gran aliado en los contenidos digitales. En el IES Sierra Bermeja utilizan el libro digital en Inglés desde hace ya cuatro cursos. "El libro digital es visual, es un recurso que tiene audiciones y vídeos incorporados, el sonido es mejor, pueden acceder también a las actividades del cuadernillo como refuerzo, es decir, que trae más material y les llaman más la atención los contenidos a los alumnos, les motivan más, centran más su atención", explica Ana María Montero, jefa del departamento de Inglés. También, apunta Montero, la edición digital del libro tiene la facilidad del corrector, "si pinchas te sale la respuesta, es un recurso positivo", agrega.

Sin embargo, no todos son ventajas. "Luego están los que formatean el ordenador, los casos en los que no funciona el altavoz, los fallos técnicos a la hora de instalar el libro", dice Ana María Montero. Por eso, sus alumnos tienen un sistema híbrido y a casa se llevan el libro en papel. "Tienen los netbooks que les dieron dentro del programa Escuela TIC 2.0 y se trabaja con ellos, pero con otro tipo de contenidos propio de cada profesor", subraya.

"Supongo que todo tenderá a ser on line a la larga, el aprendizaje es más fluido y se ahorra tiempo si todo funciona correctamente, pero el papel aún permanecerá tiempo en el aula", considera la jefa del departamento de Inglés del Sierra Bermeja. Eso sí, los alumnos son muy "visuales, han hecho su aprendizaje desde pequeños a base de imágenes y les gusta el libro digital, les cuesta menos", agrega la docente. En su centro tienen implantado el libro digital en esta asignatura en todos los cursos de Secundaria y Bachillerato salvo 4º de ESO.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios