Aprender idiomas por 1 euro

  • Los intercambios en bares reúnen a extranjeros y españoles en grupos de entre tres y cinco personas

Comentarios 5

Hello! What's your name? o Where are you from? Son algunas de las frases más repetidas al inicio de cada conversación. Se reúnen cada martes y viernes para practicar idiomas en Málaga y, entre caras nuevas, siempre hay alguno que repite: "La verdad es que me ayuda a mejorar el inglés, sobre todo el speaking, que de otra forma no podría hacerlo. Otras destrezas las puedes estudiar por tu cuenta pero a la hora de la comunicación necesitas un compañero", comenta Salva, que con un B2 de inglés acude a los intercambios desde hace un año de forma esporádica.

Son los intercambios de idiomas organizados en bares de la capital malagueña. La Buena Sidra, en la plaza Unzibay, acogió el pasado martes a más de 60 interesados, aunque otros 45 se quedaron en lista de espera, y es que las mesas ya estaban al completo. "No solemos admitir a más de dos españoles por extranjero en un mismo grupo, e intentamos que estos sean pequeños, de tres a cinco como mucho. Y los que se quedan en lista de espera tienen la oportunidad de participar pero hablando en inglés con otros españoles, parece que no funciona pero sí, la gente está motivada y hablan las dos horas en inglés", explica Franziska Arndt, directora de Pachange, una de las empresas que se encargan de organizar estos intercambios.

Salva y Leo se conocieron durante uno de estos intercambios y el martes volvieron a coincidir en la misma mesa. Leo viene desde Alemania y para él no es solo una forma de mejorar su español sino de conocer gente con la que poder relacionarse. El círculo lo completan con Ana. Es su primera vez pero su nivel de inglés es alto. Hace una semana llegó de su erasmus en Polonia y acude a los intercambios para no perder el contacto con el idioma: "Ya hice algo así en Polonia para aprender polaco y cuando volví tenía las ideas claras, sabía que en Málaga tenía que haber algo parecido".

La entrada, 1 euro. Un precio simbólico para cubrir los gastos de la organización pero con una única condición: no solo aprender sino también dejar que otros aprendan. Los intercambios suelen durar dos horas, por lo que dedican una a conversar en la lengua materna y otra en el idioma extranjero. Inglés, francés, italiano y alemán son los idiomas más comunes y demandados, aunque no han faltado ocasiones en las que también se ha solicitado el japonés.

El nivel del idioma es otro de los factores que Franziska tiene en cuenta a la hora de organizar los grupos: "Si el extranjero tiene un nivel bajo de español no lo ponemos con un español de nivel bajo de inglés porque entonces apenas van a poder comunicarse, con lo que si en una mesa alguien tiene nivel bajo del idioma que sea habrá otro con un nivel mayor y así, al menos, hará oído", explica. Para Brian Justice, quien cada lunes y miércoles organiza intercambios de idiomas en el bar Bolivia 41, en Pedregalejo y La Casa Invisible, esto no representa un problema: "De igual manera estarán forzados a hablar y a perder la timidez, además es una buena manera de conocer gente".

A primera vista, el único inconveniente puede ser que tu compañero no acuda al encuentro, pero eso tampoco es un problema si se va dispuesto a aprender. Es el caso de Maria José, quien en su primera cita a ciegas para mejorar su francés acabó rodeada de italianos: "Acabo de terminar el C1 de francés en la escuela de idiomas, pero no se ha presentado nadie, así que como también me interesaba el italiano me han cambiado de mesa", explica.

Para Franziska, las ventajas no son solo aprender un idioma, sino también la de conocer y relacionarse con gente de otros países aprovechando los recursos que tenemos más cerca como son los turistas que visitan la ciudad o los extranjeros que habitan en ella: "Los extranjeros aquí tienen la oportunidad no solo de mejorar su español sino de disfrutar la ciudad y también de conocer españoles, que es lo que buscan. Realmente muchos erasmus que vienen aquí se relacionan solo con la gente de erasmus y no tienen amigos españoles, y aquí pueden hacer muchos amigos". Esta tarde a las 20:00, como cada viernes, Pachange organiza un nuevo intercambio en la tetería El Haren, donde hay capacidad para hasta 120 personas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios