Asesores de la Unesco piden "renunciar" a la torre del puerto

  • Icomos concluye que su impacto sería "irreversible" y "degradaría" la imagen y los "excepcionales valores paisajísticos" de Málaga

Infografía del diseño previsto para el hotel de 135 metros en el dique de Levante. Infografía del diseño previsto para el hotel de 135 metros en el dique de Levante.

Infografía del diseño previsto para el hotel de 135 metros en el dique de Levante.

Ocho meses después de arrancar el análisis del hotel-rascacielos proyectado en el dique de Levante, el Consejo Internacional de Monumentos y Sitios Histórico-Artísticos (Icomos) emite sentencia. El mismo colectivo clave para que la Unesco determine si una ciudad o un enclave son dignos de ser declarados Patrimonio de la Humanidad, rechaza de pleno la torre de 135 metros y pide "renunciar" a la edificación promovida por un grupo inversor de origen catarí y avalada por las principales administraciones públicas.

La sugerencia toma como punto de partida "el impacto irreversible" que tendría su ejecución, dada su "naturaleza permanente", tanto sobre el paisaje patrimonial de Málaga como de su puerto. "En ambos casos, tanto desde el punto de vista visual y objetivo, como desde el subjetivo y simbólico, el impacto degradaría la imagen y los excepcionales valores paisajísticos de la ciudad y, muy particularmente, los patrimoniales", señala el informe.

El edificio "degradaría la imagen y los excepcionales valores paisajísticos de la ciudad"

Lo que no hace Icomos, cuyo pronunciamiento no es vinculante, es oponerse a que la parcela ganada pueda ser ocupada. Aunque defiende que antes debe producirse "una reflexión y conocimiento previo, serios y profundos de los paisajes a los que afectaría y de cuál sería el alcance de su impacto".

A esta premisa añade la necesidad de valorar si esta actuación "incrementará el valor del paisaje patrimonial de la ciudad" y aboga por que cualquier uso se adapte "a la escala del lugar", determinada por la presencia de "un hito fundamental en el paisaje e imaginario social de la ciudad: La Farola". Los apuntes ponen en cuestión el papel jugado hasta la fecha, entre otras, por las delegaciones de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio y de Cultura, de la Junta de Andalucía. La primera, al rebajar al mínimo el trámite ambiental necesario tras negar impacto suficiente; la segunda, al eludir emitir un pronunciamiento aduciendo que la propuesta no se localizaba en el radio de acción del Centro histórico, declarado Bien de Interés Cultural (BIC).

Icomos llega a contradecir a quienes, como el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, tratan de rebajar el impacto del hotel tomando como referencia La Malagueta. "No deben tomarse como referencia o atributo urbano susceptible de ser reconducido y ordenado los volúmenes y alturas de La Malagueta, que son el resultado de una mala praxis urbanística y muy alejados de un planteamiento urbanístico y paisajístico adecuados", subraya. Otra de sus recomendaciones va dirigida a la delegación de Cultura y al Ayuntamiento de la capital. A ambos les demanda "un análisis detallado sobre el paisaje patrimonial de Málaga, en el que se determinen sus valores, su proyección espacial, su sectorización y otros extremos que establezcan estrategias para su protección".

Para sustanciar sus conclusiones, el ente asesor de la Unesco insiste en que el proyecto, por su escala y dimensiones, "altera el paisaje patrimonial histórico de la ciudad". Paisaje patrimonial que, según los autores del trabajo, "existe", con independencia de que "no tenga su lugar en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz". La altura de la torre "empequeñecería el resto de hitos malagueños y transformaría el paisaje patrimonial de Málaga y de su puerto en un recurso más de una actividad privada: las vistas desde el hotel". Por ello, consideran que la función del hotel es "desproporcionada" en relación con el equilibrio de usos que debe tener un puerto histórico.

En el desarrollo del informe (elaborado tomar datos desde diez emplazamientos y entrevistar a 18 arquitectos, técnicos de Urbanismo, concejales y representantes de colectivos), Icomos cuestiona la presentación que hizo la promotora, relativizando las alturas planteadas, al considerar que fue "una información muy superficial" y apuntar que los datos deben ser ponderados. En cuanto al sitio elegido, afirma que es el "más sensible para el paisaje patrimonial", con una incidencia que solo podría acrecentarse "si se ubicase sobre la colina de Gibralfaro".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios