Aumenta la facturación del sector pesquero pese a la caída del consumo

  • La pesca de inmaduros sufre un duro varapalo por el endurecimiento de las inspecciones, aunque aún quedan puntos como Torre del Mar y la capital

2009 fue un año difícil para el sector pesquero malagueño y a la crisis global, la competitividad con otros países y la subida de los precios del carburante se le sumó un descenso del consumo de pescado que alcanzó el 18%. Aún así, la facturación de la producción en lonjas superó ligeramente a la del año anterior con unos 20,2 millones de euros y más de 11 millones de kilos de pescado extraído de los caladeros. El aumento de los precios es la principal causa de la caída de la demanda que el propio delegado provincial de Agricultura y Pesca, Antonio Moreno, achacó a las " muchas debilidades" de la flota malagueña que hacen que la rentabilidad sea difícil.

La sobreexplotación de los caladeros y la falta de una marca distintiva que permita competir con otros mercados están haciendo que para muchos pescadores se le haga cuesta arriba la situación actual. Es la razón por la que el año pasado la Junta de Andalucía incrementó las subvenciones destinadas al sector y que superaron los 9,1 millones de euros en un total de 890 expedientes. El grueso de las ayudas fue para impulsar la comercialización y la transformación de los de los productos pesqueros de la provincia que tienen que competir con los de otros países como Marruecos e Italia "que importan un pescado de menor calidad y más barato", comentó el delegado.

Pero para lograr afianzar aún más el distintivo de calidad del pescado extraído de los calderos malagueños, la Delegación Provincial de Agricultura y Pesca prepara un proyecto que pretende crear una marca para diferenciar los productos de Málaga y que podría estar en marcha en un par de meses. Se trata de un moderno sistema informático que llevará cada barco acoplado en un ordenador capaz de emitir una señal que permita controlar en cada momento la cantidad de pescado que se extrae y su localización. Según el delegado provincial, se está trabajando en el diseño del logotipo y el envase para distinguirlo del pescado que viene de fuera y que "tanto perjudica a la producción local".

La modernización de barcos, la paralización definitiva de éstos, el fomento de la acuicultura y el equipamiento de puertos han sido las otras apuestas de las ayudas del Gobierno autonómico para tratar de sacar del pozo a un sector gravemente afectado por la coyuntura económica actual. Esta situación es la que ha llevado a muchos a reanudar la pesca ilegal de inmaduros, a pesar de que en los últimos años se había logrado controlarla. Torre del Mar y las zonas de El Bulto y El Palo siguen siendo los puntos más calientes. Pero las 5.773 inspecciones realizadas y los 261 expedientes sancionadores abiertos hacen que "nos aproximemos a los niveles aceptables de tolerancia cero con los pescadores de inmaduros", apuntó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios