Aumenta en un 40% el número de empresas en concurso de acreedores

  • Un informe de la consultora PWC señala que la tendencia es creciente y que 2012 será un año peor que el pasado

La crisis económica no toca fondo y los expertos incluso creen que habrá que seguir sufriéndola, al menos, un año más. Uno de los parámetros más evidentes que avalan esa falta de confianza es el número de empresas que entran en concurso de acreedores (la anterior suspensión de pagos), un registro que se disparó un 40% el año pasado en Málaga hasta las 139 compañías, según el Baremo Concursal realizado por la consultora PricewaterhouseCoopers (PWC).

Este informe subraya que Málaga ha pasado de tener 99 empresas en concurso de acreedores a 139 en solo un ejercicio. El resto de grandes provincias españolas cuentan con un mayor volumen de compañías en los juzgados, si bien solo Sevilla presenta, porcentualmente hablando, un incremento mayor que Málaga. Con los datos en la mano, Barcelona es la provincia que tiene más empresas en concurso de acreedores (1.014), seguida de Madrid (676), Valencia (535), Baleares (226), Vizcaya (190), Alicante (172) o Sevilla (169).

No obstante, Alicante, una provincia de corte económico similar a Málaga, se ha mantenido igual en 2011 que en 2010, mientras que el resto de grandes provincias han aumentado el número por debajo del 40% de Málaga, salvo Sevilla que ha crecido un 63%.

En este sentido, Málaga ha duplicado el incremento medio de empresas en concurso de acreedores a escala nacional. En España se ha pasado de 4.512 firmas en el juzgado en 2010 a 5.367 en 2011, un 19% más. En cualquier caso, el peso de las compañías en concurso de la Costa del Sol respecto al total nacional es relativamente pequeño, un 3%, frente al 19% de Barcelona, el 13% de Madrid o el 10% de Valencia.

Las conclusiones de la consultora no son nada halagüeñas para el conjunto español. Enrique Bujidos, socio responsable del departamento de Reestructuraciones de PWC, asegura que "en los dos últimos trimestres se han producido unos incrementos del 26 y 28% respectivamente que hacen previsible un año 2012 con una elevada actividad concursal y alejan cualquier signo de recuperación económica".

Las empresas constructoras e inmobiliarias son las que se están viendo más abocadas al proceso concursal hasta el punto que representan el 44% de las compañías en concurso en España. "A pesar de haber sufrido un importante número de procesos concursales en años pasados, todavía existen empresas del sector que entran en situación concursal al agotarse las primeras y segundas refinanciaciones que se acometieron en 2008 y 2010 sobre la base de planes de negocio que no está siendo posible cumplir", añade Bujidos.

PWC destaca que los concursos son de escasa cuantía aunque, en total, han sumado más de 96.000 millones de euros en España en los tres últimos años y, solo en 2011, han afectado a 18.429 trabajadores. Bujidos cree necesario reformar de nuevo la Ley Concursal y "reorientarla hacia la supervivencia de los negocios", algo que se conseguiría, en su opinión, con una presencia activa de los acreedores en la toma de decisiones, sustituyendo en algunos aspectos la labor de jueces y administradores concursales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios