Aviso: radar en un vehículo oscuro camuflado

  • Policías y guardias civiles, contra una 'app' que alerta de controles al entender que afecta a la seguridad

Comentarios 4

Son las 7:45. Un aviso salta en el teléfono móvil: radar a la altura del Centro de Conservación de Carreteras, en Cártama. Cinco minutos después, suena otra alerta para advertir de la presencia de un todoterreno antes de entrar en el túnel de la salida Nagüeles, en Puerto Banús.

Cuando todavía no se ha terminado de leer la última incidencia, en la pantalla aparecen nuevas notificaciones: desde un helicóptero que sobrevuela la zona del hospital Clínico hasta un radar móvil en la A-92 hacia Campillos con un vehículo "oscuro camuflado en la incorporación". Se trata de SocialDrive, una aplicación que, de forma gratuita, permite conocer dónde hay controles de velocidad, de alcoholemia o radares y que ha desatado la furia de la Policía y la Guardia Civil al considerar que perjudica la seguridad ciudadana y pone en peligro operaciones contra delincuentes.

La herramienta, que también alerta sobre accidentes, retenciones o incendios, preocupa, entre otros, a los efectivos que integran la Unidad de Prevención y Reacción (UPR) de la Policía Nacional en su lucha contra el tráfico de armas y droga, según el portavoz de la Unión Federal de Policía (UFP) en Málaga, Francisco Puertas, quien tilda de "contraproducente" la evasión de controles al perjudicar a los ciudadanos. "Sabemos que los radares fijos tienen una función recaudatoria, pero también hay dispositivos que buscan a los malos con cargamentos destinados a fines ilícitos. El perjuicio es para todos", aseveró.

Una vez que la app se instala en el terminal, es necesario marcar una provincia o comarca para que un panel notifique todos los avisos, diferenciados por colores. En concreto, se hace uso del azul para los controles mientras que el rojo se reserva para los radares. Algunos ya la conocen como la red social de las carreteras.

El sistema se ha convertido en un quebradero de cabeza para los agentes de la autoridad por su exhaustividad, ya que no sólo informa de la ubicación de los policías, sino de su número y su equipamiento. La información perfecta para un terrorista. De ahí que la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) tenga previsto remitir un escrito al Ministerio de Interior con el objetivo de que "se adopten las medidas oportunas" respecto a la aplicación, que, en palabras del secretario provincial, Ignacio Carrasco, "pone en riesgo la integridad de los componentes de un control", establecido, por ejemplo, para capturar "a integristas islamistas o ladrones que acaban de robar en un banco". "Hay mucha malestar entre los guardias civiles. No se puede montar un control y que los malhechores estén prevenidos. Nos preocupa que se alerte de la presencia de dispositivos que pretenden proteger a la sociedad. El perjudicado no sólo es el agente sino también el ciudadano. Este sistema merma su seguridad", advirtió.

También la sección de Marbella del Sindicato Independiente de Andalucía (SIP-AN) ha elevado la voz para denunciar el hecho de que "se dé pistas a los malos". "La aplicación entorpece mucho la labor policial puesto que no sólo incide en los controles preventivos, sino que indica dónde está ubicada una patrulla que, por ejemplo, puede estar intentando localizar a individuos en busca y captura o que son poseedores de armas.

"Hay que ser responsables", dijo el portavoz, José Óscar Camacho. La herramienta se basa en avisos notificados por los propios usuarios que son actualizados prácticamente al instante. Pero a la Policía no le falta picaresca.

"A veces, a los 5 minutos de haber montado el dispositivo, vemos que sale publicado. Tenemos que instalar controles falsos para despistar a los delincuentes", se lamenta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios