El Ayuntamiento y la Junta firman la paz en el conflicto por el ruido en colegios

  • Las arcas municipales asumirán las obras para limitar la emisión acústica en el Lex Flavia

  • Educación se compromete a firmar el convenio para que los clubes deportivos usen los centros

Jugadores del club deportivo Jardines de Puerta Oscura. Jugadores del club deportivo Jardines de Puerta Oscura.

Jugadores del club deportivo Jardines de Puerta Oscura. / Andrés escalona / club deportivo puerta oscura

La Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Málaga se sentaron ayer por primera vez a negociar el conflicto por el ruido durante los entrenamientos deportivos en los colegios, después de mes y medio de alboroto institucional derivado de las sanciones a dos centros por exceder los límites acústicos y de la apertura de un expediente sancionador a un tercero por el mismo motivo.

El encuentro del alcalde, Francisco de la Torre, y la delegada territorial de la Consejería de Educación, Patricia Alba, concluyó con un principio de acuerdo que, si no hay más contratiempos, garantiza las actividades deportivas de la próxima temporada. Por una parte el Ayuntamiento se ha comprometido a financiar el solitario las obras de insonorización necesarias en el colegio Lex Flavia Malacitana donde entrenan 260 niños y jóvenes del club de baloncesto Adesa.

Después de que un vecino denunciara al centro por ruido se realizaron mediciones que arrojaron 75 decibelios, 15 por encima del tope legal, de ahí que el área municipal de Medio Ambiente abriera un expediente sancionador y propusiera una multa de 12.000 euros por infracción muy grave. Posteriormente encargó un estudio para buscar una solución técnica que pasa por instalar pantallas acústicas que limiten el impacto sonoro de las actividades deportivas. El informe establece en 92.000 euros el coste, un importe que el Ayuntamiento, según subrayó ayer el alcalde, asumirá en su totalidad, a pesar de que inicialmente quería que la Junta lo cofinanciara. Francisco de la Torre mostró la disponibilidad municipal "en atención a la buena disposición de la Junta para firmar los convenios deportivos".

La solución para el Revello de Toro, sancionado con 12.000 euros por sobrepasar en siete el límite acústico, es de otra índole. La delegada de Educación, Patricia Alba, indicó que el centro "ha aplicado medidas correctoras" y el Ayuntamiento realizará una nueva medición para determinar si se encuentran dentro de los márgenes que permite la normativa. El club deportivo que entrena en este centro tiene 350 niños y jóvenes.

Finalmente, el expediente sancionador abierto al instituto Jardines de Puerta Oscura por exceder en siete los 60 decibelios permitidos se encuentra en un estadío de tramitación más temprano. Todavía está a tiempo de que su club, que integra a 300 deportistas, aborde cambios antes de que se proponga ninguna sanción.

El segundo punto que quedó ayer desbloqueado fue la firma de un convenio entre la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento para que todos los clubes deportivos puedan entrenar y jugar entre las 20:00 y 22:00 horas. La "buena predisposición" que ayer le reconocía el alcalde a la Junta está relacionada precisamente con las garantías que le dio la delegada de que el convenio se firmará de forma inminente de manera que se garantice la próxima temporada deportiva a los 3.000 menores y jóvenes que pertenecen a alguno de los ocho clubes deportivos que entrenan y juegan en colegios de la ciudad.

Este asunto no guarda relación con los ruidos pero la evolución de uno y otro ha desembocado finalmente en el mismo punto. La Junta de Andalucía aprobó a comienzos de año el decreto de usos complementarios, en el que se articulan las actividades que se pueden desarrollar en los colegios públicos fuera del horario lectivo, entre las que figuran las deportivas que, previa autorización, realizan los clubes ajenos a la Administración educativa. El decreto establece que los centros podrán albergar esos usos complementarios hasta las 20:00 horas. Este límite provocó quejas de la Federación Andaluza de Baloncesto, disciplina que juegan 3.000 niños en los colegios de Málaga. Entendía que segaba el ritmo de la competición. Su empuje hizo que la Junta aceptara ampliar ese horario, siempre y cuando medie un acuerdo expreso con el Ayuntamiento. Justo en ese punto saltaron a la palestra las sanciones por ruido y se hizo temer que no se firmara el convenio de ampliación del horario.

La cumbre antirruido que ayer sentó en una mesa al alcalde con sus concejales de Medio Ambiente y Educación, a la delegada de Educación de la Junta, y Ricardo Bandrés y David Rodríguez, en representación de la Federación Andaluza de Baloncesto y de los centros sancionados, concluyó con la promesa de Patricia Alba de que el convenio para extender el horario deportivo en los colegios más allá de las 20:00 será inminente.

David Rodríguez subrayó ayer la satisfacción de los siete club de baloncesto que utilizan instalaciones de los colegios públicos de Málaga, así como de la Federación de Baloncesto por el principio de acuerdo que, en principio, garantiza la próxima temporada deportiva. A partir de ahí, esperan que el convenio entre Ayuntamiento y Junta satisfaga sus peticiones, recogidas en un compromiso del Pleno municipal: permitir la actividad deportiva hasta las 23:00 horas y autorizar que también se puedan utilizar durante el mes de agosto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios