El Ayuntamiento contempla que la iniciativa privada construya y gestione los mercados municipales

  • La delegada destaca la "firme voluntad" del equipo de gobierno para que Campanillas y Teatinos cuenten con estas instalaciones

El proyecto de la nueva ordenanza de los mercados de abastos del Ayuntamiento de Málaga contempla nuevos modelos de explotación ante la falta de recursos municipales. Así, se abre la puerta a que la iniciativa privada construya y gestione estas instalaciones, según ha informado este martes la delegada de Promoción Empresarial y del Empleo, Esther Molina.

De acuerdo a este nuevo texto, con el que se modifica el Reglamento de Mercados aprobado en 1985, los mercados actuales con concesiones a los que aún reste un largo periodo para su extinción mantendrán como regla general la gestión por parte del propio Consistorio.

Sin embargo, para los ya existentes se abre la posibilidad de que los comerciantes de abastos participen, junto con el Ayuntamiento, en la gestión del servicio, siendo necesario para ello la solicitud previa de al menos el 75 por ciento de los vendedores de cada mercado. Se trataría de la figura mixta.

En el caso de los mercados de nueva construcción, se contempla la denominada figura indirecta; es decir, la adjudicación a la iniciativa privada de la construcción y posterior gestión del mercado. De este modo, el Ayuntamiento cedería los terrenos y, a cambio de un canon, se explotarían las instalaciones.

Nuevos Mercados

Esta última posibilidad se propone ante la falta de fondos municipales para acometer nuevos mercados demandados por los ciudadanos en determinados distritos de la capital, como es el caso de Teatinos y Campanillas, ha señalado la nueva delegada municipal, quien ha apuntado, al respecto, la "firme voluntad" del Ayuntamiento de construir estos dos espacios.

Eso sí, ha reconocido que estos dos mercados no son proyectos a corto plazo, habida cuenta de que las parcelas en las que se emplazarán tienen que sufrir algún tipo de modificación para adecuarse a este uso, fase en la que, precisamente, se encuentran ahora.

El nuevo texto también incorpora la normativa básica en materia de concesiones municipales, garantizando el régimen de pública concurrencia, mientras que antes se hacia mediante subasta, y fija el plazo máximo de las concesiones en 25 años.

Por otra parte, se especifica que un mínimo del 65 por ciento de los puestos de cada mercado han de dedicarse al comercio de alimentación fresca: carnicería, pescadería y frutería; fijándose para el resto de actividades una serie de porcentajes máximos. De esta forma, se lleva a cabo la adaptación a la directiva de servicios.

Otra de las novedades son los horarios, pudiendo los comerciantes desarrollar su actividad de 08.30 a 14.30 --obligatorio-- o de 08.00 a 15.00 horas --voluntario--. Incluso, si el 75 por ciento de los comerciantes lo solicitan, podrán abrir por las tardes.

Voceo y sanciones

Molina ha aclarado, además, que se realizará una nueva redacción del artículo que regula el voceo de los comerciantes, concretándose que no se perseguirá el voceo tradicional de los productos, sino solamente el empleo de medios mecánicos o electrónicos que perturben el desarrollo normal de la actividad comercial.

Conforme al principio de legalidad, se modifica también el sistema de infracciones y sanciones dirigido a corregir aquellos comportamientos que alteren el correcto funcionamiento del servicio público.

De esta forma, para las infracciones leves --por ejemplo incumplimiento del horario-- se establece una multa de hasta 300 euros; para las graves --como podría ser utilizar productos ya perecederos--, de hasta 1.500 euros, y para las muy graves --entre otros, no dedicar el puesto a la actividad para la que se le ha autorizado--, de hasta 3.000 euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios